Joaquín, el sanjuanino que SUEÑA con ponerse la camiseta de LOS PUMAS

El rugbier que integra el programa de Desarrollo, habla de sus inicios en el deporte y sueños con la ovalada.


Joaquín Bridge: “Mi sueño es ponerme la camiseta de Los Pumas”

Desde los cuatro años juega en el San Juan Rugby Club, su segunda casa. Actualmente forma parte del plantel superior en la primera división de esta institución, que a sus 20 años todavía lo tiene entre sus filas. “Comencé a los cuatro años y no me despegué más de este club, tengo grandes amigos y compartimos experiencias fantásticas. Debuté en el plantel de primera división y me tengo que afianzar en el equipo”, comenzó diciendo el joven.

Aquel chico que pasó su infancia en el barrio Residencial, tiene gratos recuerdos de sus primeros años de vida, pero pone énfasis en los juegos con Estanislao Gómez, actual rugbier de primera división de la Universidad. Siempre había una guinda de por medio y de esa época quedaron muchas anécdotas.

Bridge, que nació el 30 de julio de 2001, ya debutó en el equipo provincial M18 de la Unión Sanjuanina de Rugby. “Jugamos el ascenso a primera división, recuerdo el partido contra la Selección Nacional de Uruguay en el Campeonato Argentino Juvenil”, agregó Joaquín. Ese encuentro fue derrota para el combinado sanjuanino, pero quedó grabado en las retinas del atleta de Desarrollo.

Este joven de 20 años tiene muchos objetivos y sueños a cumplir. Primero desea recuperarse de una lesión, más allá de poder ascender al Top 8 con el San Juan Rugby Club. Y como principal sueño tiene la idea fija de ponerse la camiseta de Los Pumas y cantar el himno, sea el partido que sea. “Estoy muy orgulloso por lo que he logrado en este deporte, pero voy por más”, expresó.

Por último habló de su orgullo por ser sanjuanino y jugar fuera de la provincia o país. “Cuando tenés la posibilidad de representar a San Juan se te infla el pecho, es una alegría enorme y un sueño hecho realidad”.

Una anécdota que lo pinta de cuerpo entero

“Cuando éramos chicos viajábamos mucho a Mendoza con los chicos del club a jugar. Pero el viaje que más recuerdo fue a Rodeo, cuando fuimos a un club de rugby a hacer donaciones de botines y remeras, fue algo muy gratificante y nos dimos cuenta que nosotros estábamos muy bien, que había que valorar más lo que teníamos”.

 

 

¿Qué opinas de esta nota?