Un ESTUDIO asegura que la mitad de los HOSPITALIZADOS por COVID-19 mantienen SÍNTOMAS tras un AÑO

La investigación fue publicada en la revista científica ‘The Lancet’. Científicos indicaron que los síntomas persistieron especialmente en aquellos pacientes que estuvieron críticos durante su hospitalización


Un estudio realizado por la revista médica británica ‘The Lancet’ arroja resultados preocupantes: un año después de ser hospitalizados a causa del Covid-19, los pacientes todavía padecen algún síntoma que se podría prolongar aún más.

El estudio fue realizado en un hospital de Wuhan, donde los investigadores examinaron a 1.276 pacientes a los seis y a los 12 meses de haber recibido el alta en el hospital Jin Yin-tan entre enero y mayo de 2020. Los resultados mostraron que, a pesar de que la mayoría de síntomas desaparecieron, al menos uno persistía en casi la mitad -el 49 %- de los casos pasado un año.

“Si bien la mayoría se recuperó, los problemas de salud persistieron en algunos pacientes, especialmente en aquellos que estuvieron críticos durante su hospitalización”, aseguró Bin Cao, investigador del Centro Nacional de Medicina Respiratoria de China a través de un comunicado de la revista ‘The Lancet’.

Entre los síntomas persistentes, la institución médica registró fatiga o debilidad muscular, mientras que uno de cada tres pacientes sufría dificultades para respirar. En general, aquellos pacientes con una media de 57 años hospitalizados presentan una salud más deficiente que los que no han enfrentado el virus.

Dos enfermeras conversan en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital North Oaks de Hammond, Luisiana, el 13 de agosto de 2021
Dos enfermeras conversan en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital North Oaks de Hammond, Luisiana, foto Emily Kask AFP

De los 594 que no estaban jubilados antes de contraer la enfermedad, el 88 % había regresado a su trabajo original un año después de recibir el alta y el 76 % aseguraba que volvía a desempeñarlo al mismo nivel que antes de ingresar al hospital.

El estudio refleja que no hay solo achaques físicos, si no que también hay impactos psicológicos como confusión, otros como la falta de respiración, ansiedad o depresión. Todo un reto para los investigadores, ya que estos síntomas son en gran parte subjetivos y cambian en función del paciente.

Fuente: El Chorrillero

¿Qué opinas de esta nota?