Desde la OMS todavía no confirman la necesidad de una TERCERA DOSIS contra el CORONAVIRUS

Un grupo de expertos de la OMS y de la agencia de medicamentos de EE.UU aseguraron que no hay pruebas sólidas sobre las terceras dosis y el refuerzo de la inmunidad de personas sanas ya vacunadas.


Mientras el mundo debate sobre la necesidad de aplicar una tercera dosis de refuerzo contra el coronavirus, un grupo de expertos de la Organización Mundial de la Salud y de la agencia del medicamento de EE UU aseguraron que no hay evidencias sólidas de que sea necesario un tercer pinchazo para reforzar la inmunidad de personas sanas ya vacunadas contra la covid.
“El conjunto de pruebas acumuladas hasta el momento parecen mostrar que no hay necesidad de una tercera dosis en la población general, pues su protección contra la enfermedad grave es aún alta”, aseguraron los autores de la investigación que fue liderada por la jefa de investigación de la OMS, Ana María Henao.
Para llegar a dicha conclusión, los especialistas realizaron una revisión exhaustiva de ensayos clínicos sobre la efectividad de las vacunas y análisis observacionales sobre su funcionamiento en diferentes países.
Al respecto, aseguraron que la eficacia de los fármacos sigue siendo muy alta contra todas las variantes del coronavirus, incluida la delta. De hecho, precisaron que las vacunas tienen de media un 95% de eficacia contra la covid grave y un 80% contra la infección, independientemente de la severidad.
“Los estudios publicados hasta el momento no aportan pruebas creíbles de que esté disminuyendo la protección contra la covid grave, que es el principal objetivo de las vacunas”, dice la investigación que fue publicada en la revista médica The Lancet.
En ese sentido, remarcaron que si bien una “tercera dosis pueda aportar alguna ventaja, los beneficios de inmunizar a los no vacunados son mucho mayores”, y advirtieron: “Dada la cantidad limitada de vacunas disponibles, se salvarán más vidas si se las damos a quienes tienen un mayor riesgo de sufrir covid, que son aquellos que aún no han recibido ni una dosis”.
Además, aseguraron que seguir ese consejo “puede acelerar el fin de la pandemia, pues evitará que evolucionen más variantes del coronavirus”.
No obstante, los autores del estudio remarcaron que los inmunodeprimidos puede ser que constituyan un grupo de riesgo que necesite una tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus.
Por tales motivos, consideran que lo más razonable sería que de aprobarse una tercera dosis, sea una nueva versión de la vacuna especialmente diseñada contra las versiones dominantes del patógeno, como la delta. Es lo mismo, resaltan, que se hace con la vacuna de la gripe cada año. Actualmente, tanto Pfizer como Moderna están realizando ensayos clínicos de nuevas vacunas contra la variante delta.

¿Qué opinas de esta nota?