CONMOVEDOR: “Mi mamá va a MORIR el domingo a las 7 y está feliz”

Una mujer colombiana de 51 años que padece una cruel enfermedad y eligió cómo morir, su hijo la acompañará hasta el final.


La primera paciente con una enfermedad no terminal que se someterá a la eutanasia en Colombia será Martha Sepúlveda, una mujer de 51 años, de Antioquia, y su caso conmueve al mundo entero. Hace tres años padece esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y ella decidió su propio destino: este domingo 10 de octubre terminarán con su vida y su padecimiento. a horas del acontecimiento, su hijo asegura que «está feliz».

En julio de 2021, la Corte Constitucional de Colombia amplió el acceso a la eutanasia para pacientes con enfermedades no terminales y en ese momento Sepúlveda empezó a planificar su propio final: pidió formalmente la eutanasia el 27 de julio, el 6 de agosto se la aceptaron y ahora aguarda la fecha de su muerte, que se fijó para el 10 de octubre a las 7.30 hora de Colombia.

La condición que estableció el tribunal es que pueden acceder a este derecho las personas padezcan «un intenso sufrimiento físico o psíquico, proveniente de lesión corporal o enfermedad grave e incurable».

En Colombia la eutanasia fue despenalizada en 1997, pero solo se convirtió en ley en 2015. Desde entonces, se han realizado 157 procedimientos. Pero el de Martha será el primero para personas con enfermedades no terminales.

«Mi mamá está tranquila y feliz desde que le dijeron que podía morir porque su vida era literalmente un infierno. Va a morir el domingo a las 7 y está feliz», dijo su único hijo, Federico, a la cadena de noticias BBC Mundo.

«Yo lo veo como el acto de amor más grande que he hecho nunca en mi vida, porque yo necesito a mi mamá, la quiero conmigo, en cualquier condición, pero sé que ya no vive, sobrevive. Ahora estoy enfocado en hacerla feliz, en hacerla reír, en pasar un rato de diversión», cuenta el joven de 22 años, que al igual que los 11 hermanos de Martha apoyan la drástica decisión de la mujer.

«Ella no concebía la vida postrada en una cama. El final de la esclerosis lateral amiotrófica es sin poder hablar, sin poder tragar, es algo sumamente doloroso e indigno para ella. A principios de 2021 ya empezó a perder fuerza en las piernas, a requerir apoyo para caminar en distancias más o menos largas, incluso dentro de casa, para ir al baño», dijo Federico.

«Un día me dijo: ‘Sería tan bueno que yo pudiera solicitar la eutanasia’. Yo no lo tomé muy en serio al principio. Pero cuando me dijo firmemente que quería hacerlo, estuve en negación por unos días. Le decía ‘mami, por favor no'», recuerda Federico, quien entonces con el correr de los días entendió el deseo de su madre.

«Mi mamá va a morir el domingo a las 7 de la mañana. Y está feliz. Está feliz desde que sabe que le van a aplicar el procedimiento eutanásico. El domingo se va a hacer una cremación, se va a celebrar una eucaristía y… y ya, porque básicamente eso es lo que quiere. La voy a extrañar mucho. Yo creo que no hay nada que no vaya a extrañar, porque nada volverá a ser lo mismo. Nada», finalizó Federico.

Fuente: Clarín

¿Qué opinas de esta nota?