ABORTO: La Iglesia Católica salió en DEFENSA de las enfermeras sanjuaninas suspendidas

Este jueves el Arzobispado emitió un comunicado mostrando su postura en el resonante caso de las enfermeras que se negaron a practicar el aborto.


El Arzobispo de San Juan se metió en la polémica de las enfermeras suspendidas del CIMYN por negarse a asistir a una paciente, en una interrupción voluntaria del embarazo. Monseñor Jorge Lozano asegura que “ellas, lejos de todo abandono a la paciente, han hecho valiente expresión del valor intangible del don de la vida”.

“La Objeción de Conciencia ha sido reconocida como un derecho humano y constitucional, derivado de las libertades de conciencia y de religión (Constitución Nacional: art. 14,16 y 19, que consagran la libertad de cultos, el derecho a la igualdad y el principio de autonomía, respectivamente; Declaración Universal de Derechos Humanos: art. 18 Libertad de pensamiento, de conciencia y de religión). Cualquier sanción administrativa o medidas que afecten la carrera de los objetores, implican un menoscabo a sus derechos», asegura el comunicado.

«Lamentamos profundamente la injusta sanción a las dos enfermeras, que son de público conocimiento. Ellas, lejos de todo abandono a la paciente, han hecho valiente expresión del valor intangible del don de la vida. Repudiamos el reprochable proceder de la Institución médica», continúa.

Según el comunicado, las profesionales de la salud actuaron conforme a lo establecido por la ley y «debería reconocerse su valentía; en vez de ser castigadas».

¿Qué opinas de esta nota?