MILAGRO: El corazón de un BEBÉ comenzó a latir cuando ya no había ESPERANZAS

Llegó a ser el paciente más grave del Hospital Garrahan y los médicos no estaban seguros de poder salvarlo. “Estaba conectado a una máquina que lo mantenía con vida” y cuando lo desconectaron ocurrió el “milagro”, contó su mamá.


Luca Samuel nació el martes 13 de abril y a los pocos días, el viernes 23, estuvo en un quirófano por más de cuatro horas. Los médicos trataron su hernia diafragmática derecha, ya que su hígado y sus intestinos estaban en su pecho y luego de la operación estos fueron ubicados en su lugar. Además, en lugar del diafragma colocaron una malla.

La historia no terminó allí, ya que luego de esa operación, los médicos no podían cerrar la pancita del bebé porque no se contaba con el espacio suficiente para hacerlo. Después de un largo camino, de esperas y operaciones, los profesionales pudieron cerrarlo.

Luca, oriundo de la ciudad de Chajarí, llegó a ser el paciente más grave del Hospital Garrahan y los doctores no estaban seguros de poder salvar su vida.

Cuatro meses después, su mamá, Valeria Molo contó que durante todo el tratamiento su hijo estaba conectado a una máquina que lo mantenía con vida artificial, ya que él, por sí solo, no podía hacerlo.

Dos veces intentaron desconectarlo y su corazón no lo soportaba. Un día, los médicos hablaron con Valeria y le dijeron lo que una madre jamás querría escuchar: “Bueno mami, lo tenemos que desconectar. Tenía que estar 8 días con esta máquina y ya han pasado 15 días”. Valeria afirmó al respecto que “desconectarlo era matarlo”.

Y fue allí cuando ocurrió lo inexplicable, cuando lo desconectaron por tercera vez, el corazón de Luca comenzó a latir sin ningún tipo de medicación. “Los médicos no lo podían creer, lloraban ellos y lloraba yo”, dijo la mamá de este pequeño gigante.

“Comenzó a evolucionar, cada vez mejor. De a poco evolucionó y hoy está bien, con oxígeno dependiente porque él tiene que crecer para que lo crezcan los pulmones” explicó.

Foto: Luca junto a su mamá Valeria, su papá Cristian y su hermano mayor- Chajarí al día-

“Es un bebe sano, no tiene ninguna medicación, solo tiene internación domiciliaria por el oxígeno y una vez por semana viene el pediatra de Chajarí a controlarlo”. agregó la mujer entrevistada por Chajarí al Día.

Para finalizar, Valeria agradeció a quienes estuvieron presentes con ayudas económicas y además con mensajes de apoyo y oraciones, las que ella afirma, tuvieron que ver con este “milagro”.

¿Qué opinas de esta nota?