MADE IN SAN JUAN: el novedoso INGENIO de realidad virtual, para agilizar el diagnóstico oftalmológico

Se trata del Ophta VR, un casco de realidad virtual, que permite realizar testeos en solo 10 minutos y detectar discapacidades visuales. Realiza estudios más fiables y servirá para optimizar el diagnóstico y permitir un control a distancia. Pretenden llegar a la Antártida.


El oftalmólogo sanjuanino, Juan Carlos Rocco, impulsor del proyecto con la ayuda de su socio, Claudio Gabriel Dicmonas. Foto: DIARIO MÓVIL.

Se trata de un proyecto surgido hace dos años, en un congreso de Realidad Virtual que se realizó en San Juan. Allí, el oftalmólogo sanjuanino, Juan Carlos Rocco (56), se contactó con el analista de sistemas, oriundo de Buenos Aires, Claudio Gabriel Dicmonas. Le expuso la necesidad de realizar estudios más rápidos y fiables y surgió el Ophta VR. Afianzado en el Centro de Miopía de San Juan, ubicado en calle Jujuy al 167 Sur, ya lleva 1000 testeos y buscan enviar un equipo a la Antártida, para detectar y prevenir discapacidades visuales, de manera remota.

El inicio de este ingenio fue con la idea de hacer exámenes de agudeza visual, pero el profesional sanjuanino fue más allá. «Después se me fue ocurriendo y vimos qué posibilidades habían de agregar otros estudios más. Ahí fue que hicimos el test para la visión cromática, para la visión macular y un test de campo visual. Se hace en 10 minutos y el médico ya tiene un pantallazo bastante general de cuál es el problemita que tiene el paciente», detalló Rocco, en diálogo con DIARIO MÓVIL.

El analista de sistemas, Claudio Gabriel Dicmonas, socio del sanjuanino Juan Carlos Rocco, en el proyecto Ophta VR. Foto: Sebastián Pani/La Nación.

«En San Juan traté de ubicar a especialistas como Dicmonas. Hay muy buenos programadores, pero aún no estamos desarrollados al 100% en esa rama», agregó. Dicmonas, es el encargado de generar el Software que mediante un casco de realidad virtual permite los diagnósticos a distancia y se convirtió en el socio de Rocco.

Hasta el momento, han realizado 1.000 testeos, de los cuales 500 fueron hechos en el Centro de Miopía de la provincia. Esto fue a través de lo que se denomina como un modelo beta, con miras a salir al mercado. «Hemos realizado 3 campañas visuales. Una en un hospital de Buenos Aires, otra en una clínica de Furman (otro médico que también colaboró con el proyecto) y, en San Juan, en el Centro de Miopía», consignó Rocco.

Desde principios de años, avanzan con la novedosa iniciativa y están a la espera de que la ANMAT habilite la comercialización. Foto: DIARIO MÓVIL.

En cuanto al valor que podría tener esta tecnología, aseguró que aún está en evaluación, porque hay varias opciones. «Hay clínicas que pueden comprar el equipo completo con las computadoras y hay un modelo que se puede alquilar para eventos, como campañas de Gobierno, que son equipos más pequeños y portátiles, llamados ‘Oculus Go'», indicó. A futuro, el costo será teniendo en cuenta que el casco de realidad virtual completo, con el Software, garantía y con desarrollo.

Detección a tiempo y prevención

En las 1.000 pruebas que ya se han realizado, se han detectado distintas patologías que de otra forma sería imposible. «Hoy por hoy, por ejemplo, hacer estudios de campo visual es bastante engorroso. Tenés que ir a otro turno, otro día, en cambio acá el estudio lo puedo ver, ya que queda grabado en la máquina, y detectamos un problema que indica la computadora. Cada alteración que tengan esos cuatro estudios, puede ser una patología: miopía, daltonismo, astigmatismo, alguna maculopatía en personas mayores de edad», detalló.

El paciente debe seguir indicaciones del propio Software. No requiere de la presencia del profesional, ya que puede ser guiado por un/a asistente y seguir los pasos que indica la propia aplicación. Luego, los resultados son enviados a la computadora del profesional, quien verá si se detectó alguna patología. De ese modo, continuará o no con tratamientos. Foto: DIARIO MÓVIL.

El objetivo es aumentar la prevención de patologías. Un estudio de la OMS, publicado en 2019, indicó que 2.200 millones de personas de todo el mundo tienen problemas visuales. Eso representa un tercio de la población mundial. Según lo consignado por Rocco, si de esa cantidad la mitad logra detectarse a tiempo, se puede evitar llegar a la ceguera o a alguna discapacidad visual. «La idea es ayudar a prevenir defectos visuales que mucha gente los tiene y no sabe. Puede hacerse en un shopping, también, o donde haya mucha gente», explicó.

Justamente, en lugares con buena cantidad de personas, este equipo permite una atención más óptima y fiable. En ese marco, ejemplificó con las campañas visuales, organizadas por algún Gobierno: «a veces somos 4 o 5 oftalmólogos con 2.000 pacientes. Con el sistema tradicional podemos estar 12 horas atendiendo, pero con 10 de estos cascos y un asistente podes ir detectando casos de problemas visuales, derivarlos al oculista y este lo revisa. De esa forma se hace un buen test y rápido», argumentó Rocco.

Rocco revisa en su computadora los resultados que arroja Ophta VR. Esto puede hacerse de manera remota, sin necesidad de estar cara a cara con el paciente. Foto: DIARIO MÓVIL

«El primer estudio se hizo en Buenos Aires y un técnico me mandaba a la computadora en tiempo real y podía ver las patologías detectadas. Incluso, sirve para lugares alejados, donde no hay servicio oftalmológico ni señal de internet. Los estudios se guardan en el casco o se pueden enviar por mail. No requiere de internet para funcionar, pero sí para enviar el reporte. Tiene una capacidad gigante para guardar 10.000 exámenes», explicó

En ese marco, además, alegó que Dicmonas, en Buenos Aires, está gestionando para enviar un equipo a la Antártida, donde no hay oftalmólogos. «Queremos enviar un casco para que haga un monitoreo de la agudeza visual», manifestó el sanjuanino.

«Nos han contactado muchas obras sociales de Buenos Aires. La idea es hacer estudios preocupacionales, es decir, afiliados que quieran entrar a obras sociales, en vez de enviarlos a varios centro oftalmológicos, para chequear una cosa, después otra, con este casco, le hacen todo en 10 minutos y se detectan a grosos modos. También sirve para ingreso a colegios militares, sacar carnet para conducir, hay un abanico amplio de quienes serían los usuarios de este equipo«, agregó.

El paso final

Con el contexto de pandemia, el proceso para poner en comercialización este ingenio fue lento. La parte burocrática se realiza en Buenos Aires y no avanzan los trámites con rapidéz. Sin embargo, prevén que para 2022 Ophta VR ya esté disponible.

En 2022, Ophta VR podría lanzarse al mercado y, así, varias clínicas podrán implementarlos o bien, en diversas campañas visuales, a través del alquiler. Foto: DIARIO MÓVIL.

Incluso, con miras más optimistas, Rocco expuso la intención de pulir la aplicación y poderla comercializar desde Oculus Store, similar a Play Store. De ese modo, pretende que más adelante, aquellas personas que posean un casco de realidad virtual, puedan descargar la aplicación y realizar el testeo.

«Esa es una meta más optimista y a futuro», concluyó el profesional sanjuanino.

¿Qué opinas de esta nota?