Su hijo y una crítica que lo INCENTIVÓ: «Me decís que termine las cosas pero vos no terminaste la facu»

«Un día le estaba pidiendo a Joaco que sea perseverante y él me descolocó por completo con una frase. Me dio un discurso que me terminó enseñando que jamás somos lo que decimos sino lo que finalmente hacemos», relató el periodista de TN en su nota en primera persona.


En una nota, un periodista de TN relató una gran historia en primera persona. Su hijo, Joaco, lo motivó a terminar su carrera para ser un ejemplo. Luego de retarlo, el pequeño sorprendió a su papá, Juan Meiriño, con una pregunta que lo descolocó: «¿Y vos, por qué no terminaste la facultad?».

Antes de eso, Meiriño relató que a su hijo de solo 8 años le recriminaba su actitud de faltar a practicar taekwondo para quedarse jugando a la play. «No podés seguir faltando siempre, tenés que terminar lo que empezaste y no dejar las cosas a medio hacer», le dijo al niño.

«Joaco me miró, acomodó un poco sus ideas y me espetó: ‘¿Y vos, por qué no terminaste la facultad?”. Solo me quedó hacer silencio y procesar lo que acababa de suceder. Fue un sábado», relató el periodista en su nota publicada esta mañana en TN.

Ese mismo día, Meiriño llamó a la Universidad El Salvador y a la UADE, luego fue a la Facultad de Sociales de la UBA para pedir el certificado de materias aprobadas.

«Ya tenía colgados en mi pared los titulos de Periodista de TEA y de Realizador de Cine y Televisón de la ORT, pero nada de eso tendría ningún sentido si no le cumplía a mi hijo. Me quedaban 6 materias y la tesis, pero me decidí por la universidad privada por un tema laboral y de distancias», sostuvo.

Joaco me enseñó que jamás somos lo que decimos sino lo que finalmente hacemos. (Foto: -Juan Meiriño-TN).
Joaco me enseñó que jamás somos lo que decimos sino lo que finalmente hacemos. (Foto: -Juan Meiriño-TN).

«Lo que sigue no es más interesante que lo que cualquier estudiante pueda contar, pero hace dos días le relaté la anécdota a mi hijo, que por supuesto no recordaba», expresó.

Tras recibirse, nuevamente, exclamó en su nota lo que representa y la enseñanza que le dio su hijo, Joaco: «me enseñó que jamás somos lo que decimos sino lo que finalmente hacemos, y que aquella frase trillada y aburrida de ‘se predica con el ejemplo’, está más vigente que nunca».

Sin mi hijo no lo hubiese conseguido nunca. (Foto: Juan Meiriño - TN).
Sin mi hijo no lo hubiese conseguido nunca. (Foto: Juan Meiriño – TN).

«LICENCIADO con mayúsculas, sin mi hijo no lo hubiese conseguido nunca. Y ahora sí, ¡andá a taekwondo porque te reviento!», concluyó en su nota.

¿Qué opinas de esta nota?