Turismo religioso en San Juan, una alternativa para conocer las creencias y devociones populares

San Juan ofrece un amplio abanico de propuestas para visitar dentro del turismo religioso. Durante todo el año, en varios departamentos se pueden recorrer capillas, complejos y museos para conocer creencias y devociones populares que caracterizan la fe de la provincia.


El turismo religioso es una de las primeras formas de turismo, y, a diferencia de los demás segmentos del mercado turístico, es evidentemente uno de los que tiene como motivación fundamental la fe. En este sentido, en San Juan se tiene un amplio abanico de propuestas para turistas y visitantes locales, pues la provincia profesa una profunda devoción cristiana, marcada por la cultura y las creencias populares.

Durante todo el año, en varios departamentos de San Juan se pueden visitar capillas, parroquias, santuarios y obras de arte sacro que datan de hace más de 100 años, circuitos de arquitectura religiosa, huellas de órdenes religiosas, creencias y devociones populares, participar en celebraciones religiosas como procesiones y fiestas patronales, entre otros para realizar recorridos enmarcados en la fe.

Entre los más populares e icónicos lugares religiosos para San Juan resalta el Paraje Difunta Correa. Se ubica a 64 km al este de la Ciudad de San Juan, en la localidad de Vallecito, departamento de Caucete. Está entre la sierra de Pie de Palo y los Médanos Grandes, y, allí, el culto a la Difunta Correa forma parte indiscutible de las creencias, mitos y leyendas de la provincia, conformando una cultura popular netamente sanjuanina.

Nacido hace casi 200 años, el santuario se encuentra en lo alto de una loma, lugar donde unos arrieros encontraron el cuerpo de Deolinda Correa, con su bebé todavía vivo y mamando de su pecho.  Actualmente, cuenta con locales comerciales y gastronómicos, una estación de servicio y un hotel.

Además, el paraje cuenta con el Museo de la Fe, que se encuentra emplazado en el mismo predio que el Santuario de la Difunta Correa. Está estructurado en dos partes. En una de ellas es de libre acceso y está constituido por varios salones en donde se puede observar vestidos de novias, de quinceañeras, trajes de marinos, policiales, trofeos, medallas, títulos secundarios y universitarios, maquetas de casa, autos, y demás, que fueron llevados en forma de agradecimiento a la Difunta.

La otra parte está constituida por una colección de objetos seleccionados entre las numerosas donaciones que este santuario recibió a lo largo de más de 50 años. Entre los mismos se destacan una toalla que envío Sandro tras una operación exitosa, los guantes del boxeador Nicolino Locche, el pantalón de Monzón, el poncho de arriero Flavio Zeballos que construyó el primer oratorio de la Difunta, la recreación de una pulpería del siglo XX con objetos originales de época, entre otros tantos.

Por otra parte, el departamento Caucete presenta también otra oferta dentro del turismo de la fe. Tiene que ver con el Santuario San Expedito, ubicado en Bermejo, accediendo por la Ruta Nacional 141.  El origen de este santuario se remonta a hace unos 30 años y todos los 19 de abril de cada año se acercan hasta allí miles de devotos de toda la Argentina.

Con respecto al origen de este templo, la historia comienza cuando gente que provenía de Buenos Aires trajeron a esta localidad de Caucete la imagen de San Expedito. Una vecina del lugar le pidió al santo que intercediera ante los problemas de alcohol de su marido, y éste se recuperó.

Desde entonces la fe creció entre los pobladores y la casa de esta mujer se montó el primer santuario. Posteriormente, en el año 1996 comenzó a construirse el actual templo en honor a este santo.

Al respecto de San Expedito, este no es el único lugar que concentra a turistas y sus fieles devotos. Existe otro santuario sumamente convocante más cercano a la capital sanjuanina. Ubicado en el distrito El Bosque, en el departamento Angaco, el Complejo Turístico San Expedito fue creado para el esparcimiento espiritual y encuentros religiosos.

Tiene la imagen entronizada del santo en un monolito donde los 19 de cada mes se realiza una misa en honor a él y cientos de fieles concurren. Además, el espacio cuenta con servicios como los parrilleros para pasar el día, atención personalizada, seguridad, parque de oración y paseo de artesanos. Forma parte del complejo la Casa del Peregrino, que es un sector para encuentros, retiros espirituales y misas.

Otro sitio religioso que ofrece la provincia de San Juan es el Complejo Ceferino Namuncurá. Se encuentra situado en el departamento San Martín, en el cerro Pie de Palo. Más allá de las celebraciones religiosas y lo concerniente a la fe hacía del beato, este complejo ofrece a sus visitantes modernas infraestructuras.

En este sentido, cuenta con parrilleros a la sombra de un bosque de algarrobos, sanitarios, proveeduría, sector de artesanos, entre otros servicios. Además, es un lugar en donde muchos lo eligen para realizar caminatas e incluso practicar trekking por las lomas.

También, el complejo cuenta con una gran colección de objetos que fueron colocados allí por sus files en agradecimientos. Estos se encuentran exhibidos en el Museo Ceferino Namuncurá, que fue construido por la familia Nacif Weiss.

Yendo hacia la zona cordillerana de San Juan, el departamento Iglesia ofrece distintos atractivos para la fe. La más destacada es la Capilla de Achango, ubicada cerca de Pismanta y Las Flores, considerada como una importante reliquia para la provincia.

Fue construida por los jesuitas en 1655 y es la más antigua de San Juan. A pesar de los siglos aún su estructura y ornamentos permanecen intactos. Sus gruesas paredes de barro, techo de palos atados con tientos de cuero, piso de tierra cubierto de mantas tejidas y un pequeño campanario definen una arquitectura simple, pero de un sumo encanto.

Por su parte, el departamento Calingasta tiene emplazado en su territorio la Capilla de Jesús de la Buena Esperanza. La construcción se encuentra precisamente en Barreal, y es la primera construida en esta localidad.

La Capilla de Jesús de la Buena Esperanza es reconocida en la provincia y el país por cobijar en su interior la única escultura de Cristo sentado que existe en la Argentina. Esta se construyó en los terrenos de un finquero oriundo de Chile donados específicamente para este lugar de oración. Fue inaugurada el 10 marzo de 1938.

La curiosa imagen de Cristo se encuentra en el altar de la capilla, y corresponde a los momentos previos de su crucifixión. Al costado izquierdo, y bajo un tragaluz, se encuentra la imagen de María bajo la advocación de la Virgen de Andacollo.

¿Qué opinas de esta nota?