El IPV respondió a las quejas por el incremento en el valor de las cuotas

El director del IPV, Marcelo Yornet, aclaró lo que marca la ley sobre el ajuste basado la inflación y actualización de salarios que se realiza dos veces al año. “La gente tiene que entender y darse cuenta que no es un capricho, sino que vivimos en un país donde hay mucha inflación”, indicó el funcionario. Además, aseguró que “es muy difícil que una cuota llegue a los $12.000”.


“La ley del IPV siempre estableció que la cuota debe ajustarse. Vivimos en un país donde tenemos una inflación tan grande que no tiene sentido pensar en tener una cuota fija”, indicó el director del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), Marcelo Yornet en declaraciones a Radio Bohemia, ante las quejas del valor de las cuotas de las casas que otorga dicho organismo.

Al modificarse la ley en el 2019 se estableció que el reajuste del valor de las cuotas se hacen con UH (Unidades Habitacionales) que dependen del coeficiente de variación salarial. En función de eso, el ajuste se hace dos veces al año; uno en en enero y otro en julio, si en ese periodo hay variación salarial se verá reflejado en la cuota. En tanto, si no hubo variación salarial la cuota sigue siendo la misma

“Tomando esa situación, creemos que es lo más conveniente. Si vemos el precio de una bolsa de cemento de hace dos años, cuánto valía el año pasado y cuánto vale ahora, entonces, si pretendemos hacer más casas, tenemos que ir poniéndome acorde a esa devolución de esos materiales”, explicó Yornet.

El valor actual de las cuotas están basadas en el valor de la UH de agosto del 2021. “Con ese valor hemos sacado las cuotas que tienen que pagar en julio, que se vuelve a ver cómo ha variado de acuerdo al valor de febrero-marzo de la UH se pone el valor de la cuota. Ese es el mecanismo.

Además, es importante saber que en los seis meses que se deben pagar en el primer semestre, por ejemplo, esa cuota si se paga en tiempo y forma será la misma cuota todos los meses, pero si se paga fuera de termino tiene un interés.

“La gente tiene que entender y darse cuenta que no es un capricho, sino que vivimos en un país donde hay mucha inflación y lo que estamos haciendo es de acuerdo a la variación salarial y a la inflación”, indicó el titular del IPV.

En el caso de adjudicatarios que tengan problemas económicos, como por ejemplo haberse quedado desocupado, pueden acercarse al IPV, solicitar una reducción de cuota, pero debe estar bien justificado y se hace una refinanciación de la deuda, se achica la cuota y se estiran los años de devolución.

¿Qué opinas de esta nota?