«La Banda de la Sandía»: los sanjuaninos que REVOLUCIONARON a Divididos en Cosquín

Sin dudas se trata de una historia loca para un grupo de jóvenes que vivió un día inolvidable. Una sandía hizo que su domingo fuera el mejor de sus vidas e, incluso, el de Ricardo Mollo y Diego Arnedo, los líderes de Divididos. La anécdota en primera persona.


Un día loco en Cosquín. Así fue el domingo 13 de febrero para un grupo de 22 amigos sanjuaninos, que viajaron a Córdoba para el festival de Rock más importante del país y vivieron un día único. Con una sandía, revolucionaron el predio del Aeroclub de Santa María de Punilla. Lograron ingresar con la fruta y, tras varios momentos inimaginables, terminaron regalándosela a Diego Arnedo, de Divididos.

La increíble anécdota se hizo viral entre todos los amantes de la banda y, también, el propio grupo musical compartió el momento, en sus redes oficiales. Incluso, lo compararon con el caso sucedido en 1969, en el festival Woodstock. Allí, Alvin Lee, de ‘Ten Years After’ se fue con una sandía en sus hombros, luego de que alguien del público se la arrojara. Más de 50 años después, lo mismo sucedió en Argentina, en el Festival de Cosquín y gracias a un grupo de 22 sanjuaninos. «Hermosa coincidencia», expresaron desde la banda.

En primera persona, el responsable del histórico momento contó cómo sucedió todo, en diálogo con DIARIO MÓVIL. Se trata de Juan Eduardo Tello, que celebró sus 23 años en Cosquín, tras cumplirlo el pasado viernes 11 de febrero y fue la cara principal de lo ocurrido. Mide 2 metros, sumado a que iba con una sandía, no podía pasar desapercibido.

Viajaron con un grupo de 22 chicos, que se hospedaron dos casas distintas. «Uno de ellos llevó 5 sandías para desayunar y para después de almuerzo. El domingo sobraban 2 y tiramos la idea de llevarla al festival. Unos decían que no nos iban a dejar entrar y otros agitaban a que las llevemos», relató Tello a este medio.

El domingo, su hermano decidió ir antes al predio, para ver bandas y el resto del grupo se quedó. «Llevó una sandía. Se la hicieron partir por la mitad y entró con dos mitades», detalló Juan y contó que, más tarde, salió él con el resto de los chicos con otra sandía.

«En las inmediaciones del predio, la gente se sorprendía al vernos con la sandía, veníamos manijeando con el tema, era una locura. Nos decían cosas, nos pedían fotos. Éramos ‘La Banda de la Sandía’«, destacó. Desde allí, surgió el nombre que le quedará al grupo de amigos para siempre.

«La Banda de la Sandía», los jóvenes sanjuaninos que revolucionaron Cosquín y a Divididos. Foto: gentileza de Juan Eduardo Tello para DIARIO MÓVIL.

Una vez que llegaron al primer control del predio, les advirtieron que no los dejarían pasar con la sandía. «Me hice el boludo e iba pasando igual», dijo Tello. En el último control, debió discutir afirmando que era una simple fruta, hasta que apareció un jefe de seguridad y lo dejó ingresar.

«A penas pasé el control la gente empezó a aplaudir y ahí empezó un día muy loco»

Una vez adentro del Aeroclub, empezó a tocar «La Vela Puerca». Pero la atención también se la llevaba el grupo de sanjuaninos. «La gente estaba enloquecida porque habíamos llevado unas sandía, teníamos pase libre con la sandía, la levantábamos y pasábamos como queríamos», recordó el joven de 23 años.

Incluso, le hicieron entrevistas y le pidieron miles de fotos. «Me sentía un rockstar», expresó entre risas. Además, no podía faltar un nuevo cántico que los caracterice. «Empecé a gritar ‘vamos la sandía'», dijo y el público se unió a él.

En el transcurso del domingo, pasaron por el concierto de Fito Páez y de allí fueron al de Divididos. Y claro, llegaron rápido gracias a la sandía. Todos les abrían paso y los ovacionaban.

«Me puse en el medio del pogo y la gente me cuidaba para que yo le diera la sandía a Mollo o Arnedo. Me encanta Divididos y yo estaba re loco levantandola para que me vieran», contó Tello. Esas imágenes quedaron inmortalizadas, en distintas fotos que le tomaron medios de comunicación y hasta la propia banda.

Juan Eduardo Tello con la sandía entera, al lado, los brazos de su hermano, con la mitad que le dejaron pasar. «A él le comieron la sandía entera», detalló Juan. Foto: gentileza a través de Juan Tello para DIARIO MÓVIL.

En un momento, Mollo lo vio. «Me miraba como diciendo ‘este está re loco'», consignó el joven y cerca del final del recital tuvo otro contacto visual, esta vez con Arnedo. «Se ríe y lo señalé como para darle la sandía. Me dio el OK y ahí nos volvimos locos. Empezamos a cantar ‘vamos la sandía’. Hasta que terminó el recital y lo primero que hizo Arnedo fue buscar la sandía«, relató con alegría.

«Todos se volvieron locos, fue realmente una locura».

En los hombros de uno de los espectadores, Juan logró tener contacto visual con los artistas de Divididos. «Mido dos metros y un loco me levantó por la sandía. Una locura», expresó sorprendido aún. Foto: gentileza de Juan Tello para DIARIO MÓVIL.

Luego, llegó a San Juan y en las redes estaban hablando de la sandía. «No puede ser que una sandía haya generado tremenda locura», expresó. Le comenzaron a llegar distintas imágenes del día y finalmente, vio el video que subió la banda en su cuenta oficial.

Diego Arnedo se retiró del show con la sandía sanjuanina en sus hombros. Foto: captura de video.

«Fue uno de los mejores días de mi vida. Lo que subió Divididos cerró con broche de oro. Lo que me gustaría saber es qué pasó después con la sandía, si se la comieron, si la tiraron. Es dificil, pero quedará en la leyenda», exclamó Juan.

«Esto es gracias a los 22, la banda de la Sandía. Los 22 fuimos los culpables de esta locura», concluyó emocionado y agradecido a todos sus amigos.

«Los 22 fuimos culpables de esta locura», concluyó Juan, tras el inolvidable fin de semana en el Cosquín Rock. Foto: gentileza de Juan Tello para DIARIO MÓVIL.

Imágenes de la revolución sanjuanina en Cosquín:

¿Qué opinas de esta nota?