Ya son más de 70 mil VENEZOLANOS que ABANDONARON Argentina: «En un año todo decayó»

Desde el 2020, registraron que 73.149 venezolanos dejaron Argentina. «El motivo por el cual decidí irme de Argentina es tan simple como suena: la izquierda tomó el poder del país y en cuestión de un año todo fue decayendo. El dólar pasó a costar 200 pesos, cuando antes se mantuvo entre 20 y 40 pesos», dijo un caribeño que vivió en el País


Cada vez son más los casos de venezolanos que deciden volver a migrar tras haber llegado a Argentina. La causa es la inflación que han experimentado desde su llegada. La decisión la toman debido a que no están dispuestos a experimentar una crisis económica como la que vivieron en su país natal.

Según datos de la Dirección Nacional de Migraciones, desde 2020 se han registrado más venezolanos que salen de Argentina que los que ingresan. Las cifras revelan que 73.149 abandonaron ese país, mientras que 67.173 ingresaron.

La principal causa de que los venezolanos estén optando por buscar un nuevo destino es la acelerada inflación que se vive en el territorio argentino. Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) de Argentina, tan sólo en marzo de este año la inflación fue de 6.7%, la más alta en los últimos 20 años; en el 2021 esa cifra anual superó el 50% y se espera que al finalizar el 2022 llegue a superar el 55%.

Elvis Martínez, de 27 años, decidió vivir en la Argentina en 2016 desde Lechería, Anzoátegui, debido a la facilidad que ofrecía el país para obtener los documentos necesarios para tener una estadía regular, pero después de cuatro años decidió mudarse a Europa.

«Me gusta el estilo europeo más que el estilo americano, y Argentina es un país muy parecido a Europa en el aspecto cultural, o así lo era en ese momento. Me gusta el fútbol y también el acento, así que decidí irme para allá en su momento solo por esos factores», contó.

Martínez vivió sus primeros dos años en Neuquén, luego decidió mudarse a Buenos Aires. Durante su estadía en la nación se destacó en diversos empleos, que incluyeron pastelería, panadería, atención al cliente, camarero, bartender y delivery. Se dedicó a estos oficios pese a tener un título de técnico superior universitario en administración tributara, que logró obtener en Venezuela.

El venezolano tomó la decisión de irse a Europa cuando comenzó a notar pequeñas similitudes con la situación de Venezuela y cuando hubo un cambio en el Gobierno. Y estas son parte de las similitudes enumeradas: «El motivo por el cual decidí irme de Argentina es tan simple como suena: la izquierda tomó el poder del país y en cuestión de un año todo fue decayendo (…) Expropiaciones, devaluación de la moneda, empresas extranjeras cerrando sus puertas y yéndose del país, el Gobierno no aporta nada al ámbito social ni progresa en el sistema educativo, seguridad, salud. El dólar pasó a costar 200 pesos, cuando antes se mantuvo entre 20 y 40 pesos».

También destacó que hubo un incremento en los índices de inseguridad y apuntó que no recomendaría migrar a dicho país, pero que quienes tengan planificado hacerlo deberían considerar vivir en una provincia en lugar de una capital. «Se trabaja mucho y pagan poco. No le recomiendo a nadie ir a vivir a la Argentina hoy por hoy», concluyó.

Por su parte, María Ramos, de 53 años, decidió migrar desde Caracas en 2019 y logró convalidar su título de médica para ejercer en Buenos Aires, donde vive con su esposo y sus dos hijos. Sin embargo, pese a que han logrado mantenerse de forma económica, se plantea la posibilidad de irse a España. «He estado considerando irme a España porque mi hijo de 21 años quiere irse. Él opina que es un país al que le falta desarrollo y no quiere permanecer en Latinoamérica, así que prefiere ir a una nación del primer mundo para desarrollarse de forma profesional», destacó.

La venezolana dijo que, pese a que España nunca fue su plan principal, considera que su hijo le ha expuesto otra perspectiva que le ha hecho considerar la posibilidad de realizar una nueva migración. «La verdad es que mi hijo tiene razón. Cuando nosotros llegamos nos encontramos con un dólar en 30 pesos argentinos y ahorita está en 200 pesos, y esto en tan solo tres años», puntualizó.

Ramos también afirmó que el poder adquisitivo ha cambiado y que ya el salario no costea las mismas necesidades, como sí lo hacía antes. «Al final trabajas para pagar impuestos y para comer, pero no hay una capacidad de ahorro. Además no se puede comprar una casa —manifestó—, ni siquiera lo pueden hacer las parejas jóvenes que vienen buscando oportunidades de establecerse».

«Cuando uno migra se busca una economía más estable, y eso no lo da este país. Yo utilicé a Argentina como un trampolín para salir de Venezuela, y la verdad es que es un país muy noble donde se puede trabajar, vivir y comer, pero no ganar una fortuna. No es un país para enriquecerse», expresó.

Con información de El Pitazo de Venezuela. 

¿Qué opinas de esta nota?