Uso del retamo en San Juan: Entre lo medicinal y lo religioso

En las zonas cordilleranas de la provincia la flor del retamo se utilizaba como medicinal ante dolores musculares o de fatiga extremas. A veces a estos malestares se lo relacionaba con algún maleficio, y por eso generalmente empleaban a la flor para preparar estas infusiones y así eliminar el posible mal.


En San Juan la bulnesia retama, conocida popularmente como retamo, es la Flor Provincial. Se la puede encontrar creciendo en gran parte de la superficie de la provincia que van desde la Cordillera de los Andes hasta el departamento de Valle Fértil. Las características propias de esta planta soportan de una manera singular las inclemencias del clima y la aridez del suelo.

Como es común encontrar esta planta a lo largo de la provincia se la comenzó a utilizar desde hace casi dos siglos en diferentes situaciones como las medicinales y las religiosas. Hay estudios antropológicos e históricos que establecen que su uso comenzó a ser casi un elemento de rituales.

Tanto es así que en las zonas cordilleranas la utilizaba como medicinal ante dolores musculares, de fatiga extremas, y además en infusiones o cataplasmas con esto. A veces a estos dolores lo relacionaban con algún maleficio, y por eso generalmente las más ancianas empleaban a la flor para preparar estas infusiones y así eliminar al posible mal.

Ya desde comienzos del siglo pasado la utilización del retamo en San Juan comenzó a tener un gran uso con fines industriales y domésticos, como poste y para rodrigones en las viñas, varillas de alambrados, tallas, cofres, ceniceros, piezas de ajedrez, portalámparas, polveras, copas, y demás. También se la usa como leña y para fabricar carbón.

Con la cobertura cerosa de sus ramas jóvenes se obtiene una cera de muy buena calidad con la que se elabora pomada para zapatos, lustre de pisos y otros productos similares.

Artesanías de retamo como ofrendas  

Hay una fuerte postura en que el uso del retamo fue empleado en tiempos pasados con fines religiosos, bajo las creencias y simbolismos que se le atribuían. Hay un manejo de la cultura para dar significado a ciertas cosas, y las creencias alrededor de la retama es un claro ejemplo de ello.

En este sentido, lo simbólico viene de las tradiciones andinas. En la zona de Cuyo, especialmente en San Juan, se solían elaborar arreglos de palmas para Domingo de Ramos que contenían ramas de retama florecidos. En un primer momento se cree que la Iglesia consideró que esto era algo decorativo porque no impedía que los feligreses fueran con estos arreglos, pero en realidad guardaba una relación más estrecha con el sincretismo.

Se la empleaba para alejar las maldiciones y que estas no vuelvan a sus casas. En el momento religioso de la misa se bendecía el arreglo, y permanecía en un lugar especial hasta el próximo año que se renovaba este arreglo por otro.

Además, era común que las mujeres de la casa confeccionaran alfombras o especies de jarrones con las ramas de este arbusto como ofrendas para las capillas. Entre los hilados entrelazaban ramas de retama y tejían especies de alfombrillas que las llevaban a las capillas y las disponían debajo de la imagen del santo al que eran devotas.

Si bien gran parte de estas tradiciones del sincretismo se perdieron, formaron parte de las creencias de la provincia.

¿Qué opinas de esta nota?