AGRADECIDO: Un empresario le regaló una mansión a sus padres adoptivos

Jayvee Lazaro recompensó el cariño de la familia que lo adoptó, hace 25 años, cumpliendo su sueño de tener una gran casa.


Nanay y Tatay adoptaron a Jayvee Lazaro cuando solo tenía tres meses pese a encontrase en el umbral de la pobreza y tener dos hijos más. Eran vendedores en la ciudad filipina de Bucaue y vivían junto a otros cinco familiares en una casa sin suministro de luz y agua. Pese a todo, según el propio Jayvee, esta situación «nunca fue un impedimento para vivir rodeado de amor».

En la actualidad, Jayvee Lazaro Badile II es un empresario exitoso que trabajó para varias multinacionales. Decidido a recompensar el cariño y el esfuerzo que hicieron sus padres adoptivos, les regaló una gran casa de tres pisos y siete habitaciones.

En una publicación de Facebook Jsyvee compartió un collage de fotos con sus padres adoptivos. «Cuando Nanay y Tatay me adoptaron, no llevábamos una buena vida. Nanay es vendedora, Tatay es porteador. Ahora que tengo la oportunidad de devolverles algo de lo que me dieron, me voy a asegurar de que vivan sus sueños, más de lo que podrían imaginar».

En la actualidad, Jayvee Lazaro Badile II es un empresario exitoso que trabajó para varias multinacionales. Decidido a recompensar el cariño y el esfuerzo que hicieron sus padres adoptivos, les regaló una gran casa de tres pisos y siete habitaciones.

En una publicación de Facebook Jsyvee compartió un collage de fotos con sus padres adoptivos. «Cuando Nanay y Tatay me adoptaron, no llevábamos una buena vida. Nanay es vendedora, Tatay es porteador. Ahora que tengo la oportunidad de devolverles algo de lo que me dieron, me voy a asegurar de que vivan sus sueños, más de lo que podrían imaginar».

«Tenía 3 meses cuando Nanay y Tatay me adoptaron. La vida fue muy difícil. Tenía que estar trabajando como estudiante, y estábamos felices de que Na pudiera hacer 2 comidas al día. Además de eso, vivíamos en un apartamento de 20 metros cuadrados, explicó Jayvee en un posteo en la red social.

Desde niño tuvo que acostumbrarse a aceptar cualquier trabajo para ayudar a su familia y así se convirtió en vendedor ambulante, ayudante de cocina y hasta vendedor de petardos. A los 24 años se le jugó. Fue hasta la sucursal de la agencia de seguros Sun Life y, se postuló para un trabajo como vendedor. No hay dudas de que experiencia tenía y también mucha audacia.

¿Qué opinas de esta nota?