Árboles con historia en San Juan

De la higuera de doña Paula hasta la palmera de dos brazos, hay varios ejemplares que se destaca por su valor medioambiental, simbólico y cultural. Así, San Juan cuenta con especies de varios siglos y otros que fueron testigos de momentos históricos.


San Juan puede describirse a través de su historia, de sus pueblos, de sus paisajes, de su gastronomía y de su cultura. También a través de sus árboles icónicos, que son hitos visuales que fortalecen la identidad de la provincia. Ellos fueron testigos del paso del tiempo, de la historia y de la transformación.

En este sentido, el concepto de árbol patrimonial para los historiadores locales es entendido como aquel ejemplar que se considera excepcional en sus características o por su importancia cultural, histórica y que han sido parte de hechos o leyendas. Así, de la higuera de doña Paula hasta la palmera de dos brazos, hay varios ejemplares centenarios que se destaca por su valor medioambiental, simbólico y cultural.

Entre los tantos ejemplos que se pueden señalar, se destacan algunos que, pese a que son considerados importantes por su significado y tradición en varias comunidades, son desconocidos por muchos.  Este es el caso del árbol considerado como el más antiguo de la provincia de San Juan.

Se trata de un algarrobo negro ubicado en la zona de Árbol Verde, en Pampa del Chañar, departamento Jáchal. El valor histórico de este ejemplar fue descubierto en 1990, cuando un medio local realizó el Primer Concurso del Árbol más Antiguo de San Juan, y obtuvo el primer lugar.

Este fue presentado por Aldo Albarracín y se considerado que tiene casi 500 años de edad. Su nombre científico es Prosopis nigra, que es una especie abundante en el departamento, y este ejemplar por su antigüedad es sumamente cuidado por la comunidad.

En el mismo concurso, obtuvo el segundo lugar dos olivos en Valle Fértil, que son los más antiguos de la provincia. Estos olivos fueron propuestos por Mónica Ramón Fernández. Se estima que los especímenes fueron plantados en la primera mitad del siglo XVII, por lo que se calcula que tienen más 350 años.

En el año 2005, representantes de la provincia de San Juan formularon un proyecto de ley a fin de que ambos olivos fueran declarados a nivel nacional como “Árboles Históricos”. Además, este proyecto establece la conservación de estos ejemplares por parte de la Comisión Nacional de Museos y Monumentos Históricos.

Por otro lado, en la localidad de Hauco, Jáchal, se encuentra un ejemplar que es reverenciado porque la tradición lo liga con un personal de la historia nacional. Se trata del algarrobo conocido popularmente como el “árbol grande”, que se considera que sirvió de descanso y dio sombra al caudillo riojano Ángel “Chacho” Peñaloza en su paso a los llanos de la vecina provincia en el siglo XIX.

Según estudios que se realizaron, este algarrobo de varios metros de alto tendría más de 300 años de vida, y fue testigo de la historia no solo del caudillo riojano, sino también de Facundo Quiroga y el caudillo catamarqueño Felipe Varela.

Lamentablemente este árbol fue alcanzado por las llamas de un incendio en las inmediaciones en septiembre del año pasado. Pese a los esfuerzos de los vecinos del lugar, sufrió los embates del fuego y si bien aún se encuentra con vida, se le está realizando un abordaje para tratar de recuperarlo.

Siguiendo con la línea del paso de personajes históricos por San Juan, hay otro ejemplar que se suma a esta lista. Es un antiquísimo manzano donde descasaba en su exilio Cornelio Saavedra.

Este está ubicado en la localidad Colangüil, departamento Iglesia, sitio en donde estuvo exiliado Saavedra, quien luego de ser desterrado de Chile vivió en esta localidad en 1814, donde se reencontró con el resto de la familia. Por ese entonces Colangüil era de difícil acceso para los enemigos, por lo que propició de escenario para la seguridad del prócer junto a su familia.

En cuanto al manzano, este se encuentra actualmente en el medio de la plaza de la localidad y fue declarado como árbol histórico. Según los historiadores, bajo sus sombras descansó el prócer durante su exilio.

¿Qué opinas de esta nota?