Condenaron a un año y medio de prisión al asesino de Rubio, el perro arrastrado por una camioneta hasta morir

En agosto de 2019 Adrián Guillermo Rodríguez se molestó porque el animal le ladró, tomó una correa que tenía en su camioneta, lo ató, lo cargó en la caja y lo arrastró por la cinta asfáltica a alta velocidad.


Habrá condena para el asesino del perro Rubio, atado a una camioneta y arrastrado durante varios kilómetros sobre el pavimento. En vísperas del inicio del debate oral y público el acusado aceptó un juicio abreviado, reconoció culpabilidad y se le fijó una pena de un año y medio de prisión en suspenso, más el cumplimiento de reglas de conducta durante otros dos y el decomiso del vehículo con el que cometió el delito.

Adrián Guillermo Rodríguez sumó en este proceso los cargos por este caso de maltrato y crueldad animal que lo llevó a los tribunales y también los correspondientes a la denuncia por amenazas contra una mujer que manifestaba en su contra para pedir justicia por matar al animal.

“En el proceso falta que la sentencia de condena quede firme, en los organismos del Estado en general falta mayor compromiso con estas causas y en el ‘sistema’ falta una verdadera perspectiva de derecho”, afirmó el abogado que se presentó como primer querellante en este caso, quien a última hora de anoche habló con LA NACION sobre los primeros detalles de la resolución judicial de este caso.

El juicio oral y público se debía realizar en Dolores. Tuvo una primera fecha fijada para el mes pasado pero se postergó a pedido de la defensa. Rodríguez había cambiado de abogado y se solicitó una prórroga para que pueda tomar conocimiento más profundo del expediente, así como de la acusación por amenazas, desobediencia y resistencia a la autoridad que iba a la par en el mismo debate.

El asesinato del animal

Rubio era un perro callejero, de tamaño mediano y color claro. Su lugar de referencia era una estación de servicio de la ruta 11, en el acceso hacia Mar del Tuyú. Allí los empleados le daban de comer y mucho cariño. Lo habían adoptado como mascota.

El 13 de agosto de 2019 Rodríguez pasó por allí y mientras esperaba para cargar combustible se molestó porque el animal le ladró y también lo habría enfrentado, intentado morderlo, según comentaría luego.

Su malestar fue tal que tomó una correa que tenía en su camioneta, lo ató y lo cargó en la caja. Cuando avanzó por un camino vecinal lo bajó del vehículo y, siempre atado, lo arrastró por la cinta asfáltica a alta velocidad. Le provocó lesiones letales.

Vecinos que advirtieron la situación difundieron en redes sociales todo lo ocurrido. La reacción de la comunidad fue repudiar a Rodríguez, incluso con manifestaciones frente a su comercio.

El impacto del caso fue tal que desde el propio municipio se declaró a Rodríguez persona no grata en el distrito, resolución acompañada por unanimidad de los bloques políticos representados en el Consejo Deliberante.

La pena por maltrato animal, según estipula el Código Penal, prevé condenas de hasta un año de cárcel. En este caso, además, cerraría el juicio abreviado con 18 meses de prisión en suspenso debido al agregado de pena aquellas agresiones durante una protesta en su contra.

“Alguien denunció, muchos prestaron testimonio y hubo gente que lo hizo posible”, describió Trigo a LA NACION al cabo de esta instancia que ahora espera que transite apelaciones hasta llegar a una condena firme. Por lo pronto Rodríguez sigue en libertad.

El juicio abreviado se alcanzó, según describió Trigo, a partir del acuerdo entre querellantes, la defensa y el ministerio público, representado por el fiscal Roberto Miglio. Trigo anticipó además que, en esta sentencia condenatoria, también se ordenará la confiscación de la camioneta utilizada por Rodríguez para cometer el asesinato y que el imputado se haga cargo de las costas del proceso.

La ley 14.346 contempla el delito de maltrato y crueldad contra animales, con penas previstas desde seis meses a un año de prisión.

El reclamo de justicia por Rubio se convirtió también en una bandera de las organizaciones y militantes de la protección de los animales, que insisten en la necesidad de reconocerles derechos y también ser firmes en los fallos con quienes van contra quienes ponen en riesgo su integridad.

Fuente: La Nación

¿Qué opinas de esta nota?