Tenía 60 años, era delivery y lo mataron para robarle la moto

Guillermo Sahad recibió cinco disparos cuando dos delincuentes intentaron robarle su medio de trabajo mientras completaba un pedido en Tucumán. Cientos de repartidores se reunieron para despedirlo y lanzaron una conmovedora carta.


El fallecimiento de Guillermo Sahad causó una fuerte conmoción en Tucumán. El delivery de 60 años murió de un paro cardiorrespiratorio el pasado viernes, luego de estar internado desde el miércoles por el ataque de dos delincuentes que quisieron robarle la moto mientras trabajaba.

Sahad fue interceptado por los dos ladrones el miércoles por la noche cuando completaba un pedido. Al querer robarle la moto, los delincuentes le dispararon cinco veces, uno de ellos le impactó en el abdomen y otro en una pierna.

Leé también: Encontraron a un preso teniendo sexo sobre el escritorio de una comisaría e investigan a la Policía

“Willy”, como le decían sus compañeros repartidores, estuvo internado durante dos días en el hospital Padilla de Tucumán, e incluso llegó a enviarle un mensaje a sus colegas a través de un grupo de WhatsApp.

“Hola, soy Guillermo. Estoy dolorido, pero bien. Gracias”, escribió desde otro celular porque el suyo se lo había robado. Hasta el jueves permanecía estable, pero el viernes sufrió una descompensación y falleció de un paro cardiorrespiratorio.

Antes del fallecimiento de Guillermo, el ministro de Seguridad de Tucumán, Eugenio Agüero Gamboa, dio una conferencia de prensa en la que confirmó la detención de Cristian Emanuel González, uno de los sospechosos. González fue detenido mientras intentaba robar un camión, y además tiene un largo historial delictivo.

En agosto del año pasado fue imputado por el crimen de otro hombre, en un caso que no fue juzgado, y en sus antecedentes penales figuran una serie de delitos que implican hurtos, robos en banda y la tenencia de arma de fuego ilegal. Por estos últimos casos estuvo preso y cumplió otra condena en libertad condicional.

¿Qué opinas de esta nota?