El sanjuanino que apareció en el documental de Cabezas en Netflix: «fue un gran amigo»

Se trata de Roberto Ruíz, un periodista y fotógrafo, oriundo de Jáchal, que trabajó en Clarín y supo cubrir importantes acontecimientos, para el país. Además, fue amigo de José Luis Cabezas, el reportero gráfico que fue asesinado, luego de fotografiar a Alfredo Yabrán.


Junto a su mascota, Bruno, Roberto Ruíz, el reportero sanjuanino que fue amigo de José Luis Cabezas y continúa pidiendo justicia. Foto: gentileza.

Por Josué Lima.

José Luis Cabezas fue un reportero gráfico que asesinaron el 25 de enero de 1997. Fue ultimado en una cava a la altura del kilómetro 385 de la ruta 11. Su homicidio expuso el entramado oculto de corrupción que existía entre integrantes de las fuerzas de seguridad, delincuentes y llegó a escalar en la primera línea del poder. Todo ocurrió luego de haberle tomado una fotografía al empresario más emblemático de los 90, Alfredo Yabrán. En memoria al reconocido periodista, en esa fecha se celebra el Día Nacional del Reportero Gráfico. Desde entonces, inició una constante lucha por justicia, que aún no es obtenida. Miles de colegas reclaman en todo el país, entre ellos, Roberto Ruíz, un sanjuanino que compartió vida con Cabezas.

La historia llegó a una serie de Netflix, titulada ‘El fotógrafo y el cartero: El crimen de Cabezas’. En ella, apareció Ruíz quien compartió momentos con Cabezas, durante muchos años de trayectoria como fotografos.

Roberto Ruiz es un experimentado fotógrafo, oriundo de Jáchal. Desde el Norte sanjuanino partió a Tucumán, donde supo trabajar para La Gaceta, por unos 8 años, luego, llegó ATC y, al tiempo, entró a Clarín.

«A los 18 años, cuando egresé de la Escuela Normal de Jáchal, de maestro, llegó el momento de partir a buscar nuevos rumbos. Me fui a Tucumán y comencé mi carrera de periodismo», relató Ruiz en diálogo con DIARIO MÓVIL. El sanjuanino, con humildad, resaltó su procedencia: «yo nací en Jáchal y siempre hice bandera por ser sanjuanino. De hecho, me decían el ‘sanjua’ o ‘jachallero’ mis compañeros», contó.

Tras casi una década en la provincia norteña, se mudó a Buenos Aires, donde trabajó en la ATC (Argentina Televisora Color), como se llamaba el Canal 7 que, actualmente, es la TV Pública. Al tiempo, comenzó a trabajar para Clarín, donde permaneció durante 35 años. «Siempre me gustó mucho la cobertura de espectáculo. De ahí que conocía a muchas figuras mundiales. Con Clarín viajaba a muchos países a entrevistar a personajes como a (Joan Manuel) Serrat, Julio Iglesias y, en muchos de los casos, estuve en la casa de ellos. A mi me apasionaba», describió el sanjuanino, sobre su vida.

En ese lapso temporal pudo conocer a José Luis Cabezas. Compartió varios momentos y coberturas periodísticas. Lo recuerda como un hombre tímido, cauto y fue un gran amigo en su vida.

Luego del crimen, miles de personas salieron a las calles por justicia. Uno de ellos fue el sanjuanino. Es así que llegó al documental, expuesto en la plataforma Netflix. «Todos los años que estuve en la prensa, en Clarín, hice muchisimas experiencias, entre ellas, era muy amigo de Cabezas, porque eramos colegas. Nada más que él se dedicaba a otra temática, que es la investigación periodística. Pero éramos muy amigos y conocía mucho de su trabajo», contextualizó Ruíz. En ese marco, se refirió a la imagen que aparece en el film.

«En el documental aparece una imagen que fue en las primeras manifestaciones que hicimos los reporteros gráficos, en el Obelisco. Después se hicieron años tras años, el mismo acto», sostuvo Ruíz.

De remera azul, Roberto Ruiz pide justicia por su amigo, José Luis Cabezas. La imagen llegó al documental que fue producido y publicado en Netflix. Captura de video (gentileza Roberto Ruíz).

«El documental se hizo con muchos archivos, entre ellos la imagen que aparezco con otros colegas. Ese día, discutíamos si dejar las cámaras en el piso o levantarlas en forma de protesta. Al final, elegimos levantarlas, porque dejarlas en el piso era muy pacífico, era como decir ‘cámaras caídas’, en cambio, levantándolas le daba más impulso», recordó el reportero a este medio.

¿Cómo era Cabezas?

El sanjuanino recordó que José Luis Cabezas fue una gran persona y un excelente profesional. «Era un chico muy discreto. Hacía sus trabajos con mucha calma, nunca contaba de qué se trataban sus investigaciones, ni le preguntábamos tampoco, porque sabíamos que él hacía sus trabajos sin incluir a nadie. Hasta que pasó lo que pasó, que todos conocemos. Lo mataron por haber fotografiado a Yabrán, en la playa», describió Ruíz.

José Luis Cabezas. Foto: Perfil.

«Era muy tímido, siempre calladito. Pero era muy audaz y muy corajudo. Se animó a hacer algo que él sabía que le podía traer problemas, como fue fotografiar a Yabrán una tarde que salió a caminar por la playa. Sinceramente, yo no lo habría hecho«, destacó el fotógrafo sanjuanino.

«Pero la especialidad de él era la fotografía de investigación, si era policial mejor, y se tomaba su tiempo hasta esclarecer sus trabajos. Al final, terminó de esta manera, como nadie habría querido. Por eso, la manifestación pedía justicia, que nunca se hizo», agregó.

Anécdotas juntos

Luego de años compartiendo trabajo con Cabezas, Ruíz mencionó que vivió varios momentos con el periodista asesinado, en numerosas coberturas. «Le tenía terror a los aviones. Nunca voy a olvidar el terror que vivió una vez que veníamos de Neuquén a Buenos Aires, en un vuelo Austral. Yo me mataba de risa y él me decía ‘no te rías desgraciado, tengo miedo, tengo miedo'», recordó el sanjuanino. La fobia de Cabezas tenía una justificación: «me contó que le tenía miedo porque había presenciado varios accidentes aéreos, le había tocado cubrir eso. Le tenía miedo a la muerte en un avión. Yo nunca», contó.

«Convivíamos muchas horas en guardias, junto a otros periodistas. Una noche, estábamos de guardia en una quinta, donde estaba acuartelado el militar Aldo Rico, cuando comenzó sus operaciones de levantamiento. Estábamos como 30 periodistas y nos sentíamos todos re machos, decíamos que estábamos dispuestos a todo«, recordó Ruíz. Entre ellos, estaba Cabezas, pero algo pasó. «En un momento, para apretarnos o hacernos asustar, el tipo que estaba de guardia hizo disparos al aire, desde adentro de la quinta. Todos nos pegamos un susto tremendo y quedamos tirados en el piso», contó. Sobre su amigo, dijo que fue el único actuó de manera fría y no mostró miedo.

La vida del sanjuanino, tras varias décadas en la prensa nacional

Roberto Ruíz. Foto: Gentileza.

Roberto Ruíz, actualmente, tiene 70 años y reside en su amado pueblo natal, Jáchal. Desde el Norte sanjuanino, continúa en actividad con increíbles postales que cautivan a toda la provincia y recrean historias de sus vecinos.

En los últimos días, se viralizó una foto de su autoría, que cautivó a San Juan, por la tranquilidad que aún existe en Jáchal, en comparación de las zonas más cercanas a la Ciudad. Varios clientes de un reconocido bar del pueblo llegan en sus bicicletas y las dejan estacionadas, sin miedo a la inseguridad, es decir, a que sean robadas. La imagen, que parecía ser antigua, fue tomada el pasado domingo.

Foto: Roberto Ruíz.

«Si señor, en Jachal ocurren cosas como estas, las bicicletas son de los clientes del Bar Garcés, generalmente sus dueños están en el bar tomando un café o un coñac, lo simpático es que a algunos los mandaron al almacén a comprar pan como se puede apreciar en la primera bici el dueño dejó la bolsa con lo que compró y nadie la toca«, posteó Ruíz.

¿Qué opinas de esta nota?