Economistas ponen énfasis en la crisis política que condiciona las decisiones económicas

También cuestionan los resultados de la gestión de Martín Guzmán al frente del Palacio de Hacienda y consideraron que es indispensable que el Gobierno designe a un reemplazante con celeridad.


Distintos economistas apuntaron a la división política del Poder Ejecutivo como factor en los malos resultados acumulados durante la gestión de Martín Guzmán al frente del Palacio de Hacienda.

Para Roberto Cachanovsky, «no es un problema de nombres. El problema no es Guzmán, que nunca tuvo un plan económico, el problema es el kirchnerismo».

Por su parte, para Manuel Solanet, director de Políticas Publicas de Libertad y Progreso la renuncia de Guzmán “confirma la profundidad de la grieta oficial y el predominio de las opiniones de la vicepresidenta por encima del presidente de la nación”.

“Si bien Guzmán participó de políticas equivocadas e insuficientes en el exterior se lo conoce como el ministro más próximo a la racionalidad económica”, sostuvo el profesional y aseguró que “la renuncia va a ser interpretada negativamente por los mercados y en el exterior”.

En tanto, el ex ministro de Economía Alfonso Prat Gay apuntó directamente al funcionario saliente: “Irresponsable en todo. Hasta en su salida”, escribió en su cuenta de Twitter.

Ramiro Castiñeira también utilizó esta red para expresar que “renunció el segundo peor ministro de economía de la historia argentina. Sólo superado por el soviético de Kicillof”. Y detalló: “Su herencia política económica soviética, US$ 60.000 millones de deuda pública, – 8% del PBI de déficit fiscal (5% +3%BCRA) y nos deja en la puerta a un Rodrigazo”

Añadió que “su único objetivo fue imponer el obsoleto modelo económico del peronismo versión 1970, tal como le gusta a CFK. Con todas las regulaciones, prohibiciones, controles, cepos e impuestos propios del fracaso de esa década”.

En tanto, Esteban Domecq subrayó “los desequilibrios fiscales, monetarios, cambiarios y financieros del «programa nos dejaron en un escenario macro disruptivo. Lo que viene será quirúrgico y muy complejo de contener. Pocos saben quiénes fueron Ber Gelbard y Gómez Morales; todos nos acordamos de Celestino Rodrigo”.

Para Matías Surt “la herencia de Guzmán: déficit fiscal explosivo, una reestructuración de deuda con riesgo récord y una inflación caminando al 80%. Todos derivados de un error primario: creer que se podía hacer política económica con una coalición política delirante”.

¿Qué opinas de esta nota?