Las lujosas vacaciones de Verónica Lozano, tras su accidente

La reconocida conductora de TV viajó a la Polinesia, luego del accidente que la dejó sin caminar por tres meses.


Lejos de las cámaras y sumergida en el paraíso: así está Verónica Lozano, que disfruta de sus vacaciones en la Polinesia, en medio del océano Pacífico. La conductora viajó con su marido Jorge «Corcho» Rodríguez y su hija Antonia a este destino exclusivo que se conforma por más de 1000 islotes. Por lo que se pudo ver en las fotos, la pareja eligió hospedarse en Tahití, una de las islas más populares.

La animadora, que tiene 1,7 millones de seguidores en su cuenta de Instagram, es muy activa en las redes y suele compartir sus actividades cotidianas. Por eso, durante estos días, Vero subió postales de su estadía.

Paisajes impactantes, atardeceres soñados y un mar de ensueño son algunas de las cosas que se pueden ver en las fotos que tomó Lozano. Una de las más impactantes es donde se ve el complejo de casas flotantes muy característico de la región y donde suele costar más de mil dólares la noche.

Geográficamente, la Polinesia conforma un triángulo a cuyos ángulos están situadas las Islas Hawái, Nueva Zelanda y la Isla de Pascua.

Pero no todo es relax en la vida de Vero, también hubo tiempo para trabajar ya que aprovechó para hacer una sesión de fotos con su marca de ropa «Verónica Lozano by Antolin». La modelo posó con diferentes vestidos y túnicas con el océano de fondo.

También hubo tiempo para bucear, una de las actividades más populares del lugar y que Vero disfrutó. La modelo subió fotos a punto de tirarse al agua con el tanque de oxigeno puesto y compartió imágenes de los peces de colores que pasaban por el lugar.

Este año, las anteriores vacaciones de Verónica Lozano casi terminan en una tragedia
Este viaje a la Polinesia es el primero que la modelo hace tras su accidentado viaje a Aspen, en febrero, donde tuvo la fuerte caída que le quebró los tobillos y la mantuvo tres meses sin poder caminar.

El hecho desafortunado ocurrió en un centro de esquí del lugar cuando la conductora se encontraba subiendo en la aerosilla y de repente se resbaló y quedó agarrada con una sola mano, colgando desde las alturas. ​

«Es una silla para seis personas pero íbamos tres. Analía Franchín y una instructora. Al sentarme se traba el bastón y eso hace que impida que se baje la barra de seguridad. Aviso a quien está a cargo de la silla, para que la pare. Eso no ocurre, yo trato de sacar el bastón y quedo colgada. Todos empezamos a gritar ‘Stop, stop’. Nunca se detuvo. Fue espantoso, una secuencia de terror», relató.

«Tenían que haber detenido la silla. La silla empezó a avanzar y cada vez se hacía más alta la distancia con la nieve. Imagínense la desesperación. Yo quedé agarrada de un fierro y con la otra mano me agarraba Ana Franchín. Era una película de terror. Yo sentía que me estaba por morir, realmente», expresó.

Luego del incidente, la modelo fue operada y estuvo dos meses haciendo rehabilitación sin poder apoyar los pies en el suelo. Actualmente ya se encuentra recuperada y viviendo una vida normal.

Clarín.

¿Qué opinas de esta nota?