CONMOVEDOR: la mamá del nene baleado en un asalto ABRAZÓ a la vecina que le salvó la vida

Natalia la mamá del pequeño de 12 años, se acercó a agradecer a la heroína de su hijo. Todo se dio en medio de una entrevista televisiva 


Natalia, la madre del nene baleado en la cara en La Matanza, se acercó a la pollería donde trabaja Jésica, la mujer que le salvó la vida a su hijo, para abrazarla y agradecerle en persona.

La mamá de Joaquín contó que se emocionó mucho al escuchar la entrevista que TN le hizo a Jésica, por lo que no dudó en caminar hasta el lugar para darle las gracias y un fuerte abrazo.

Cuando la vi a ella tan quebrada… no puedo de dejar de agradecerle. Joaqui la recuerda con amor. Fue la única que lo ayudó”, dijo emocionada.

Natalia contó que Joaquín, quien permanece internado en terapia intensiva en el Hospital Italiano, se acuerda muy bien de Jésica: “Una chica buena como vos me atendió”, le dijo. La mujer señaló que el niño está consciente y recuerda todo lo que pasó.

Jésica y Natalia habían hablando previamente por teléfono sobre lo sucedido. Sin embargo, era la primera vez que se veían en persona.

“Mi corazón está partido. Si bien no me quitaron a mi hijo, nos destruyeron como familia. Si la bala le pegaba un milímetro más cerca le volaban la cabeza. Tiene que existir una ley más dura. Nos están matando como perros. ¿Con que necesidad, que le iban a robar?”, expresó conmocionada a madre de la víctima.

La mujer que le salvó la vida al nene baleado por su mochila: “Se estaba desangrando y le pedí que me hablara”

Jésica, la empleada de una pollería que asistió a Joaquín tras haber sido herido de bala, relató el dramático momento que vivió para salvarle la vida al menor. “Escuché el disparo, me asomo y lo veo saliendo del supermercado”, contó.

“Lo veo cuando le sangra el ojo y busqué el orificio para tapárselo”, indicó la joven acerca del momento en que se percató que al nene le habían disparado. Asimismo, mencionó que, cuando lo asistió, el chico estaba hablando con su madre, a quien que le contó que le habían pegado un tiro.

“Le dije que se quede tranquilo mientras lo ayudaba a parar la sangre”, comentó entre lágrimas. Y agregó: “Pensé que se me moría en las manos”. Jésica contó que la ambulancia tardó en llegar al lugar y que solo una vecina le acercó una toalla para parar la sangre que brotaba de la cara de Joaquín.

¿Qué opinas de esta nota?