El Gobierno asegura que «es un castigo» la medida de sacar planes a quienes no vayan a la escuela

Esa medida fue impuesta en la Ciudad Autónoma de Buenos Aire, por el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta. El Gobierno nacional salió al cruce: «una familia en situación de vulnerabilidad necesita que el Estado la acompañe y no que la castigue», expusieron.


Después de que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunciara que en la ciudad de Buenos Aires les quitarán los planes sociales a aquellas familias cuyos hijos o hijas no asistan al colegio, desde la Casa Rosada salieron a criticar con dureza esa medida. De esta manera, descartaron la posibilidad de copiar la iniciativa y aplicarla para los beneficiarios nacionales, algo que había recomendado el mandatario de Pro.

La primera encargada de hacer el descargo fue la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti, quien mencionó que la decisión del Ejecutivo capitalino aparece como un “castigo” y una “doble estigmatización”. Una hora después el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, también rechazó la propuesta y pidió “pensar en la dignidad de la gente y no en los títulos de los diarios”.

“Convoco al Gobierno nacional a que lo analice y tome una medida similar con los planes sociales”, había invitado esta mañana Rodríguez Larreta cuando dio el detalle de cómo se aplicará la quita del programa Ciudadanía Porteña a quienes no tengan regularidad escolar.

Pese a que este es un momento en que la administración de Alberto Fernández pausó las altas en el Potenciar Trabajo y discute cómo administra la ayuda estatal, la propuesta porteña no fue bien recibida en las filas nacionales.

“El jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta se refiere hoy al plan Ciudadanía Porteña que es un programa social que conozco bien, porque tuve el honor de diseñarlo e implementarlo junto a mi equipo del Ministerio de Derechos Humanos y Sociales en el año 2006″, comenzó Cerruti en una catarata de tuits que denostaron la iniciativa que emana desde el Ministerio de Educación, a cargo de Soledad Acuña, y desde la cartera de Desarrollo Humano, cuya titular es María Migliore, quien suele tener buena sintonía con las organizaciones sociales.

La portavoz nacional ponderó Ciudadanía Porteña al decir que fue el primer programa de refuerzo de ingreso universal y que en un año llegó a 80.000 familias que recibían el 75% de la canasta básica “para luchar contra la indigencia”. Actualmente, el plan asiste a más de 40.000 hogares con una transferencia directa para la compra de útiles escolares y alimentos.

Después de enumerar las pautas para acceder a ese beneficio según la ley que lo creó -regularidad escolar, vacunación obligatoria y búsqueda de trabajo para los adultos del hogar-, Cerruti consideró que estos tres ítems en realidad son “corresponsabilidades y no requisitos” debido a que tanto el Estado como la familia “se comprometen a llevarlo adelante”.

Fue ahí cuando comenzó con la parte más fuerte de sus fundamentos contra el retiro de la ayuda social a quienes no asistan a los colegios. “Estas corresponsabilidades son un marco para ayudar a las familias a salir de la situación de vulnerabilidad y no pueden ser usadas como un castigo, una doble estigmatización, una herramienta fiscal para bajar la ayuda”, planteó la portavoz.

Y siguió: “Una familia en situación de vulnerabilidad necesita que el Estado la acompañe, ayude e incentive a volver a una situación de regularidad escolar, de trabajo y de salud; y no que la castigue por no hacerlo”.

Para concluir, Cerruti lanzó una chicana para Rodríguez Larreta. “Si está tan preocupado por el cumplimiento de la ley, podría ocuparse de que sigan ingresando familias que lo necesiten o requieran, y que se pague el porcentaje que establece la ley y que se fue restringiendo a medida que pasaron los años”, cerró.

Zabaleta: “Tenemos que pensar en la dignidad de la gente y no en los títulos de los diarios”

Más tarde, Zabaleta también se expresó en contra de la idea porteña. “Como dirigentes tenemos la obligación de pensar en la dignidad de la gente y no en los títulos de los diarios, ni en los retuits de las redes”, comenzó en su cuenta de Twitter el encargado de administrar los programas sociales a nivel nacional. “Anhelamos que los funcionarios de la Ciudad trabajen para solucionar alguno de los problemas y no para generar otros nuevos”, añadió.

Después, pidió no estigmatizar a aquellos estudiantes que no van al colegio y, por el contrario, dijo que es necesario evaluar por qué no asisten y qué problema pueden tener en sus hogares. Además, que se los acompañe e inserte en el sistema educativo. “No importa quiénes ni cómo sean sus padres, queremos a los niños y adolescentes en la escuela. Todos tenemos derecho a ser mejores que nuestros padres, a tener más herramientas y oportunidades, y en este caso estos chicos y chicas también”, planteó.

Fuente: La Nación

¿Qué opinas de esta nota?