GENIO: Un joven con síndrome de down abrió su propia CAFETERÍA

Su madre compartió que su hijo ha sido discriminando y que un gran porcentaje de las empresas en Puebla no están capacitadas para dar empleo a un joven como Ramón.


 

El pasado 14 de febrero Ramón Sandoval un joven con Síndrome de Down cumplió 28 años y ese mismo día se concretó uno de sus sueños, abrir su propia cafetería de nombre Cromosoma 21, un lugar en donde los pasteles, pies y el café son elaborados por él, además toda la atención corre por su cuenta.

Ramón es un joven risueño, amable y muy trabajador, aunque su familia siempre lo ha apoyado económicamente, él siempre ha buscado fuentes de ingreso por su propia cuenta, trabajando en tiendas de auto servicio, incluso fue “viene viene” en las calles de Puebla, México.

La búsqueda de trabajo no ha sido nada fácil, su madre, Blanca Isela Domínguez, compartió que su hijo ha sido discriminando y que un gran porcentaje de las empresas en Puebla no están capacitadas para dar empleo a un joven con Síndrome de Down.

Recordó que en alguna ocasión acompañó a su hijo a pedir empleo de “cerillito” en un supermercado y la encargada le dijo que no tenían espacio para “una persona así” y esto sólo es la punta del iceberg de lo que se tiene que enfrentar ésta y muchas familias de jóvenes con esta condición.

Blanca ha llegado a pelearse con personas que “lo ven feo” o lo “tratan mal” y Ramón es el mediador, le pide a su madre no discutir, que entienda a las personas y que deje ir ese tipo de situaciones. Ella, cree que su hijo es la persona más pacífica que ha conocido y más luchona de este mundo.

La persona que acompaña a Ramón para cumplir su sueño es su hermana, Yazmín Domínguez, ella se auto nombra con mucho cariño y respeto “la chalana” de Ramón o de Chapis, como le dicen de cariño. Ella dice que tal vez para las demás personas en otro local, pero para su hermano, es la oportunidad de salir adelante.

“Su idea nació a raíz de la necesidad de empleo, su sueño siempre ha sido ayudar a mi mamá, pero por su condición no le daban trabajo, ahorró por muchos años, juntó su dinero de las propinas y gracias a una ayuda que dio el gobierno para personas con Síndrome de Down pudo juntar lo necesario para rentar este local”, compartió.

Cromosoma 21 está ubicado en la Avenida José María La Fragua, número 7590 en el local 05 en la colonia Universidades. Arrancó el proyecto este 14 de febrero y afortunadamente sí han acudido personas, no muchas como quisiera Ramón, pero cree que poco a poco la gente lo irá visitando.

El lugar es muy colorido, como le gusta a Ramón, con colores pasteles y cada mesa tiene una frase como: “No tenemos una enfermedad, sino una condición”, “si te ríes de un niño diferente, se reirá contigo porque su inocencia sobrepasa tu ignorancia”, “es increíble como el exceso de un cromosoma puede borrar toda la maldad de un ser humano”.

Podrán encontrar jugos, café, tés, postres, sólo que Ramón pide paciencia, ya que el proceso de elaboración es más tardado para él y trata de hacerlo con todo el amor posible para que todo salga perfecto.

Ramón tomó cursos de cocina, de ahí su habilidad para este negocio, su sueño es ver su cafetería llena y ver a los comensales felices. Además, uno de sus ideales es darle trabajo a sus amigos que tienen más cromosomas de los habituales.

Esta familia considera que hay muy poca inclusión en Puebla para este sector. Su madre y su hermana mencionaron que estos jóvenes no necesitan cura, sino capacitación, así como aceptación, ya que Ramón ayuda sin problemas en las tareas del hogar, cocina, tiene sus propias responsabilidades y toma decisiones propias, es independiente.

Si alguien gusta ayudar a Ramón a seguir su sueño pueden ir a tomarse un rico café o degustar un postre, también pueden apoyar con una cafetera y ser los padrinos de esta “persona chambeadora”.

Hay que recordar que en 2018 la Dirección General de Información en Salud reportó que en México nacieron 351 niñas y 338 niños con Síndrome de Down, es decir, que registraron una alteración genética, dicha alteración hace que la persona tenga 47 cromosomas, en vez de los 46 usuales. La mayoría de los casos tienen una copia extra del cromosoma 21, de ahí que también se le llame “Trisomía 21”. Por esto último, la cafetería de Ramón lleva el nombre de “Cromosoma 21”.

¿Qué opinas de esta nota?