21.7 C
San Juan
martes 4, octubre, 2022
Inicio Nacionales Ana, la abuela que vive cerca de San Juan y gasta su...

Ana, la abuela que vive cerca de San Juan y gasta su jubilación para llenar el ÁLBUM del Mundial

La abuela de 75 años, oriunda del departamento de Godoy Cruz, Mendoza, disfruta de coleccionar figuritas, junto a sus nietos. «La vida es hoy», expresa. 


Sigue el furor por el álbum del Mundial de Qatar 2022. Es tan así que, ahora, una abuela de 75 años pudo completarlo, en compañía de sus nietos. Se trata de Ana del Rosario Mulet, que vive en Godoy Cruz, Mendoza, disfruta de cada momento y siempre repite: «la vida es hoy». 

En diálogo con colegas de TN, demostró su pasión y contó cómo sonríe cada vez que abre un paquete de figuritas. Incluso, mencionó que gasta su jubilación para comprar figuritas y recibe muchas críticas. «Me dicen ‘cómo vas a gastar tanto en figuritas’. Yo respondo siempre lo mismo: vivo un momento único con mis nietos», insiste.

«¿Para qué quiero un plazo fijo? Prefiero gastar la jubilación en paquetes. Nada me llena más. Si usted viera las caritas de mis nietos cuando pegan las figuritas», enfatizó la abuela, contenta por su modo de vivir.

Son 15 los nietos de Ana y, además, posiblemente batió un récord. En el Mundial de Rusia 2018, llenó 15 álbumes, uno por cada nieto. Ahora, tiene un desafío mas tranquilo, ya que sus nietos ya están algo grandes. «Tengo seis que tienen entre 3 y 16 años. Para ellos estoy juntando las figuritas. Ya estoy pegando jugadores en el cuarto álbum», reveló.

 En días en que conseguir paquetes se revela como una tarea ardua, la jubilada revela el secreto para que el ritual anhelado sea también próspero: todos los sábados, la Municipalidad de Godoy Cruz organiza encuentros dedicados al intercambio de figuritas.
«Voy siempre. Llevo las que tengo repetidas y las cambio con los padres de los chicos. Muchos llevan anotados los números de las que les faltan, y otros directamente van con el álbum», contó. «Ponen gazebos y mesas. Van las familias y es un momento muy lindo», agregó sobre el evento.
Además, mencionó a sus amigos kiosqueros, quienes ya la conocen hace muchos años. Ellos mismos la llaman cuando llegan figuritas, para que pueda comprarlas antes de que se acaben. «Y me cobran lo que valen, eh: 150 pesos», expresó agradecida.

¿Qué opinas de esta nota?