La historia del Día del Estudiante y el legado de Sarmiento: «San Juan debe ser capital de Educación»

El Día del Estudiante fue impulsado luego de la muerte del ‘Maestro de América’ y su llegada al Puerto de Buenos Aires. Conocé la historia. 


Por Josué Lima

Hoy, como cada 21 de septiembre, se celebra en todo el país el Día del Estudiante. Una fecha que fue impulsada por estudiantes, en honor al Maestro de América, el sanjuanino, Domingo Faustino Sarmiento. Todo ocurrió 10 días más tarde de su fallecimiento, que ocurrió el 11 de septiembre de 1888, en Asunción de Paraguay, cuando fue recibido por estudiantes.

Al respecto, consultamos a una persona más que autorizada para contar la historia. Se trata del destacado Doctor en Literatura y Filosofía, Juan Mariel, autor de 40 libros (el 70% de ellos basados en Sarmiento) y que viajó dando clases en la cátedra Domingo Faustino Sarmiento, a países como Alemania (Berlín), en Chile. Se recibió en Moscú, Rusia, con muchos esfuerzos y tras 4 horas defendiendo su tesis, basada en la correspondencia íntima entre Sarmiento y su hija Ana Faustina. Además, Mariel fue director de Cultura de la provincia, en tres ocasiones; subsecretario del mismo organismo en dos oportunidades y fue, además, director del Archivo Histórico de la Provincia.

El especialista contó a Diario Móvil lo que sucedió, tras la muerte del prócer, que estaba al lado de su hija Ana Faustina y su nieta, María Luisa. «Tenía 77 años y estaba enfermo de una patología al corazón, que se manifiesta en la hinchazón de las piernas y extremidades. Tenía una insuficiencia cardíaca, por fumar mucho, fumaba habanos que le traían de Cuba. Aparte tenía un caracter muy fogoso, se enojaba mucho. El muere el 11 de septiembre de 1888 a las 2:50 de la mañana», detalló Mariel.

«Todos los muebles donde él murió están en el Museo Sarmiento de Buenos Aires», Juan Mariel. Foto: Josué Lima para Diario Móvil.

«Cuando muere, mandan a buscar un barco, llamado ‘ARA San Martín’. Entonces, el cuerpo de Sarmiento es llevado a Formosa, lo embalsamaron y allí lo embarcaron. Demoró 10 días en llegar a Buenos Aires, a lo que hoy sería Puerto Madero», contó. Antes, según lo indicado por Mariel, había tocado tierra en otros pueblos, con celebración de misas en catedrales y todo un cortejo fúnebre que duró hasta el 21 de septiembre. Cuando arribó a la Capital del país, lo esperaba el vicepresidente de aquél entonces, Carlos Pellegrini. «Él fue quien dio el discurso cuando bajaron el cajón y lo pusieron en una carroza, como se usaban antiguamente», mencionó. Además, Sarmiento era esperado por cientos de estudiantes.

Una vez en tierra, el cuerpo de Sarmiento fue trasladado por calle Florida (actualmente es una peatonal), directo hasta la Recoleta. Allí, lo esperaba su hijo, Dominguito, que ya había sido enterrado tras morir en la Guerra del Paraguay. «Ambos son las estrellas del mausoleo», agregó el doctor. «Es un mausoleo muy sencillo que Sarmiento no pudo comprar nunca, porque la Recoleta ha sido cara antes y es carísima, ahora. Pero sus amigos se lo regalaron, al igual que la casa del Tigre y, con una suscripción popular, lo que ahora es la Casa de San Juan, en Buenos Aires, sobre la calle que lleva su nombre», expuso sobre el lugar.

Conociendo esto, Mariel consignó que, 14 años más tarde, precisamente en 1902, el presidente del Centro de Estudiantes, de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Buenos Aires, llamado Salvador Debenedetti, con solo 18 años, dijo: «‘si Sarmiento fue el Maestro de América, ¿Por qué no dedicar el día en que vuelve a su patria y se llame Día del Estudiante’?. Porque estaban cansados de que sea siempre el Día de la Primavera y para ellos significaba mucho», sostuvo el especialista.

«No nos olvidemos nunca de Sarmiento»

«Desde ese entonces, hasta ahora, se llama así, designado por este chico. Por su puesto, todos los compañeros votaron a favor y el rector, seguramente, habrá hecho alguna resolución o alguna cosa, en donde luego fue elevado al Congreso y allí se hizo una ley, para declarar esto como el Día del Estudiante», explicó Mariel.

Para Mariel, San Juan debe ser la Capital de la Educación, por Domingo F. Sarmiento. Foto: Josué Lima para Diario Móvil.

Ante esta historia, el doctor sanjuanino opinó sobre las declaraciones de un periodista, quien afirmó que el 21 de septiembre debería ser declarado Día del Estudiante en San Juan y que nuestra provincia sea el centro de los festejos: «no, eso pasa en Jujuy. San Juan debería ser declarado Capital de la Educación y que nos den el feriado nacional, el 11 de septiembre. ¿Por qué va a ser menos Sarmiento que los otros próceres, por lo cual, cualquier día del año son feriados?», analizó.

«Hay pequeños olvidos. Los jóvenes tienen que luchar para que se establezca. Por ejemplo, el hecho de que saquen a Sarmiento del billete, es muy triste. No nos olvidemos nunca de Sarmiento», concluyó Juan Mariel.

¿Qué opinas de esta nota?