“Toneladas de mentiras”: Cristina Kirchner cargó contra los fiscales Luciani y Mola de la causa Vialidad

La vicepresidenta publicó en redes sociales este sábado un nuevo mensaje en su defensa en la causa Vialidad.


La vicepresidenta Cristina Kirchner publicó este sábado por la mañana un nuevo mensaje para cargar contra los fiscales de la causa Vialidad, en la que es investigada por corrupción y asociación ilícita. En Twitter, escribió: “Comparto con ustedes lo prometido: el alegato de mi defensa -completo y ordenado- que desmorona, como un castillo de naipes, las toneladas de mentiras repetidas por los fiscales Luciani y Mola”.

Las palabras de la expresidenta en la red social llegan luego del discurso que brindó ayer por más de una hora, cuando antes del mediodía se presentó como su propia defensora al finalizar su alegato ante los jueces del Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2). Allí pidió investigar a los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola por prevaricato y se refirió al intento de asesinato que sufrió el 1° de septiembre, cuando en la puerta de su casa, y en medio de la militancia que se encontraba allí para apoyarla, Fernando Sabag Montiel le gatilló un arma en la cabeza.

Junto con el mensaje en que asegura las denuncias en su contra con mentiras que se caen “como un castillo de naipes”, Cristina publicó un link en que puede ver en 31 videos lo enumerado.

También a través de Twitter, la vicepresidenta ya había compartido en las últimas horas dicha exposición ante el TOF 2, en una publicación que lleva por título “Una causa contra la Constitución”. Cabe recordar que, según la línea argumental de Cristina Kirchner, la acusación de Luciani y Mola “viola el artículo 1° de la Constitución Nacional”, que prevé la adopción por parte de la Nación Argentina de la forma de gobierno representativa, republicana y federal.

“Los gobiernos somos elegidos por el pueblo y no podemos ser nunca una asociación ilícita”, lanzó la exmandataria en su alegato final y completó: “Pero además el fiscal no se queda con eso, va por más. Dice que no existe un fundamento jurídico serio que les impida a los juicios hacer una revisión de las conductas de los demás poderes. O sea que en la división republicana el Ministerio Público Fiscal se arroga una supremacía sobre los otros dos poderes”.

Luego de tildar a la investigación de la Fiscalía como “antirrepublicana”, dijo ayer que también resulta “antifederal”. En ese sentido, expuso: “Estas obras se licitaron y se hizo todo en Santa Cruz, con leyes y organismos de control provinciales, con un gobernador, como ha sucedido en todas las provincias argentinas. Entonces, se está violando la cláusula federal que les garantiza su autonomía y la de sus instituciones. Entonces, esta acusación es inconstitucional, antirrepublicana y antifederal”.

Además, agregó: “Yo me siento en estado de indefensión, me siento intranquila en este país y con este Poder Judicial”.

También ayer, antes de su defensa, su abogado Carlos Beraldi hizo un racconto de los argumentos esgrimidos a lo largo de todo el alegato. El letrado estructuró la presentación en numerosos tópicos, por medio de los cuales también cuestionó el rol de los fiscales, buscó desvincular a la vicepresidenta de la causa, justificó las demoras en la realización de las obras investigadas e incluso denunció lawfare en contra de su defendida, entre otras cuestiones.

La exposición de Cristina Kirchner duró una hora y 15 minutos y tuvo un carácter más técnico que en su última intervención, cuando habló en las redes luego de pedir ampliar la indagatoria y de recibir el rechazo del tribunal. Acusada de liderar una asociación ilícita y por el delito de administración fraudulenta contra el Estado, la exmandataria utilizó argumentos jurídicos para refutar las denuncias en su contra y para decir que este juicio oral es ilegítimo.

“Eran actos administrativos que tenían lugar en la provincia de Santa Cruz”, dijo, para señalar también que los hechos ya fueron juzgados por la justicia de Santa Cruz, un planteo que reeditó su abogado Carlos Beraldi a lo largo del alegato.

Fuente: La Nación

¿Qué opinas de esta nota?