Ley de alcohol cero: «van a perjudiar a la industria» reclaman los viñateros

Ante la posible aprobación de una ley que «sólo baja de 0,5 a 0 el límite de alcohol en sangre permitido para conducir» en todo el país, los viñateros sanjuaninos siguen manifestando su oposición a dicha normativa, que según consideran, podría perjudicar a la industria. «No ganamos nada con prohibir, hacen falta controles», dijo Eduardo Garcés.


Los viñateros sanjuaninos insisten en que no se sancionle la Ley de alcohol cero, que desde hace tiempo se viene debatiendo en el parlamento nacional, ya que consideran que traerá perjuicios a la industria vitivinícola y a cambio, proponen que se intensifiquen los controles de alcoholemia y sus consecuentes sanciones.

El proyecto de Ley de Alcohol Cero al volante se presentó en el Congreso de la Nación en abril de 2021 y aún se encuentra a la espera de debate parlamentario.

La iniciativa fue elaborada por la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) en conjunto con el Ministerio de Salud de la Nación, la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (SEDRONAR), asociaciones de familiares de víctimas de tránsito y legisladores nacionales.

¿Qué se propone en este proyecto de ley? llevar a cero el único límite permitido para conducir un vehículo motorizado.

Actulmente, la Ley de Tránsito (N° 24.449) establece una tolerancia de hasta 500 miligramos (0,5) de alcohol por litro de sangre para conductores de cualquier tipo de vehículos, ; para motocicletas o ciclomotores, hasta 200 miligramos (0,2); y para transporte de pasajeros de menores y de carga, alcohol cero.

«Que me traigan las estadísticas y que me muestren el detalle de cada accidente que hubo un muerto o un herido grave provocado por una persona alcoholizada, cuánto  alcohol tenía en sangre. Nadie me lo sabe decir, pero seguro que tenía 1,50 para arriba», dijo ofuscado el presidente de la Federación de Viñateros, Eduardo Garcés, al ser consultado por DIARIO MÓVIL sobre el tema.

Al igual que los viñateros, desde la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) también manifestaron sus críticas a la norma ya que considean que «atenta no solo contra la industria vitivinícola sino también contra el sector gastronómico y el enoturismo».

«Hacen faltan controles, no ganamos nada con prohibir por prohibir. Se necesitan políticas públicas integrales, consensuadas, acompañadas por controles viales eficientes y constantes», señaló Garcés.

 

 

 

 

¿Qué opinas de esta nota?