Le robaron los neumáticos y tuvo que vender sus remedios para comprar unos nuevos: «Nadie tenía stock»

Sebastián Elías compró una camioneta para convertirla en un estudio de radio que le permita cubrir las carreras de automovilismo en todo el país. “Llamé a todas las fábricas, a todas las empresas, y no tenían stock”, reveló.


El 23 de junio de este año, Sebastián Elías recibió un llamado de su padre Rubén alertándolo de algo que sabía que podía suceder: “Hijo, le falta un neumático a la camioneta”. Aquel hecho ocurrió en pleno Caballito, precisamente en la intersección de Acoyte y Avellaneda.

“Yo sabía que la camioneta estaba fichada y que, tarde o temprano, iban a volver para buscar las otras tres. Pero no me dio tiempo ni de buscar una grúa, porque al día siguiente ya me las habían robado”, contó el hombre de 46 años.

El vehículo en cuestión, una Daihatsu Wide 55 color azul, había sido adquirida por Elías hace aproximadamente seis años con un objetivo: armar un estudio de radio móvil y cubrir las carreras de automovilismo por todo el país.

“Soy periodista deportivo especializado en automovilismo. Empecé a los 36 cuando me quedé ciego por una diabetes que padezco desde chiquito. Tuve un problema en las retinas y lamentablemente perdí la vista”, explicó.

La actividad periodística le permitió no alejarse de las pistas (antes era mecánico de carrera) y continuar, con la ayuda de un amigo, viajando por todo el país. “La camioneta la compré para transmitir desde cada provincia. No estoy ajeno a la realidad del país y debí abandonar el proyecto por varias complicaciones económicas”, indicó. La maneja un amigo.

La Daihatsu fue reacondicionada por partes, pero aún no estaba lista para sacar a la ruta. “Una de las primeras inversiones fue la compra de cuatro neumáticos. Nuevos. El tema es que no pude seguir con las reparaciones y la dejé en la calle”, contó Elías.

La camioneta, al no poder circular por la calle como cualquier otro vehículo, no estaba asegurada. “La limpiábamos y poníamos en marcha, pero nada más. Nunca tuvo un problema en todos estos años. Lo único que me robaron fueron los espejos, que es algo que pasa. Eran espejos originales”, detalló Elías.

La mañana en la que descubrió que le faltaban las cuatro ruedas, decidió llamar a su mecánico para que le hiciera un lugar en su taller y así poder resguardar su camioneta. “También empecé a averiguar por la compra de los neumáticos. Llamé a todas las fábricas, a todas las empresas, y no tenían stock. Este problema que se descubrió recién ahora viene pasando desde hace meses”, relató Elías.

La falta de neumáticos y una problemática que lo llevó a deshacerse de sus ahorros

“Quise comprar las ruedas nuevas. Estaban más de $30 mil cada una, era todo un presupuesto. Intenté hacer algún canje con mi programa de radio, pero no había. Además del dinero el problema era el faltante. No las podía conseguir”, agregó.

Su búsqueda incluyó mensajes y posteos en las redes sociales, hasta que recibió el llamado de un amigo: “Me dijo que en una gomería tenían de las que yo buscaba pero de distintas marcas. El mismo rodado de cuatro fabricantes diferentes. Así que no lo dudé y las compré”.

“Me dejó los cuatro neumáticos a $40 mil. Están usadas, en buen estado, pero usadas al fin. Comparadas con las anteriores, que las había comprado nuevas, es un retroceso. Pero no pasa nada. Lo importante es que la camioneta ya tiene las cuatro ruedas”, remarcó Elías.

El periodista, que actualmente vive en el barrio porteño de Flores, detalló que ese dinero lo tenía ahorrado para la compra de los medicamentos que toma cada mes por su diabetes. “La obra social cubre una parte, pero otro monto lo tengo que poner yo. Si bien no dejé de tomarlos, era un resto, un ahorro, que siempre guardo para eso. Suelo tener alrededor de $18 mil fijos de gasto en remedios por mes. Así que el dinero de los neumáticos hubiesen servido para dos meses de medicamentos”, relató.

Mientras tanto, en el taller mecánico continúa la puesta a punto de una camioneta que Elías eligió comprar por el estado de su carrocería: “Le estamos haciendo los frenos. La necesitamos para viajar por todas las provincias, así que tiene que estar 10 puntos”, explicó.

Elías calculó que en un año y medio podrá darle inicio a su proyecto y que la chapa y pintura estarán a cargo de una escuela técnica de La Plata: “Los chicos van a hacer las prácticas con la camioneta. Le sacarán todo lo viejo y la pintarán. Para que eso pase la mecánica tiene que estar en perfecto estado”.

En relación a su ceguera, precisó que es su amigo quien le relata todo aquello que acontece en las carreras. “Las pistas las conozco de memoria, viajé por todo el país haciendo esto, así que lo tengo en la cabeza. Al principio viví una cierta depresión, pero me adapté muy bien a todo”, dijo.

Y completó: “Yo produzco todo solo. Tengo algunos sponsors para la radio, que son poquitos, pero sostienen el programa. Además, vendo aceites para autos de carrera. Me capacité en una escuela para ciegos y me animé a salir a la calle, confiando en mi memoria y en todo lo que sabía que podía hacer. Por eso sé que voy a cumplir mi sueño y la camioneta saldrá a la ruta”.

¿Qué opinas de esta nota?