Un perro héroe: salvó a su dueño cuando se casa ardía en llamas

La casa de Gabriel se estaba prendiendo fuego cuando su perro, Chiquito, logró despertarlo con manotazos y rescatarlo de las llamas.


El pasado jueves Gabriel Gómez y su perro Chiquito fueron los protagonistas de una triste historia que a pesar de las pérdidas materiales tuvo un final feliz gracias al heroico accionar del animal que le salvó la vida a su cuidador.

Todo comenzó por la tarde cuando un incendio destrozó la casa de Gabriel, quien estaba durmiendo y no pudo darse cuenta de lo que estaba sucediendo a su alrededor. Sin embargo su cachorro de apenas un año sí se alertó de la situación e hizo todo lo posible por despertar al hombre.

Con manotazos y lamidas el perro logró rescatarlo de las llamas a tiempo: “Me arrastró hasta el comedor y me despertó”, contó el hombre en diálogo con TN. “Me salvó la vida, volví a nacer”, agregó.

El dramático episodio ocurrió en una vivienda ubicada en la calle Esquiro al 600 del barrio El Alto, en la localidad bonaerense de Rafael Castillo. Allí fue donde se desató el fuego a causa de un cortocircuito.

Según explicó Gabriel, esa tarde llegó de trabajar y se recostó unos minutos a mirar la tele. “Me quedé dormido. En un momento sentí un ruido y se cortó la luz, pero no le di bolilla”, contó.

Debido al humo y el monóxido de carbono inhalado, Gabriel se desmayó. Fue entonces cuando el can entró a la casa y lo despertó: “Él estaba afuera, no sé cómo hizo para entrar, pero pasó y me hizo caer de la cama”, precisó.

“Yo no me podía despertar, me arrastró hasta el comedor y con manotazos y lamidas me despertó. Cuando me despabilé completamente veo todo nublado, colores y calor. Estaba prendiéndose fuego todo, quise abrir la puerta y me quemé la mano”, detalló el hombre.

Por el ventanal de la vivienda alcanzó a ver a los nenes del barrio jugando, entre los que se encontraban sus sobrinos, y les pidió ayuda. “Ellos salieron corriendo a pedir auxilio, a buscar a mis hermanos que viven a una cuadra. Ahí salieron los vecinos y con una silla rompieron todo el ventanal”, explicó.

En ese momento, Gabriel se puso a salvo, pero la labor de Chiquito no terminó allí. «Entró de nuevo y sacó al gatito de la pieza, colgado de la boca como si fuera la mamá”, contó.

El hombre se salvó, pero hoy necesita ayuda ya que perdió todo. Duerme adentro del contenedor de un camión frigorífico porque no tiene dónde vivir. “De día no puedo entrar por el calor, entro como a las 02:00, es lo único que tengo”, manifestó a TN.

¿Qué opinas de esta nota?