Una BEBA de 2 añitos fue brutalmente golpeada: Sus padres fueron condenados

La nena falleció tras los golpes, la autopsia reveló que tenía más de 100 heridas. 


Una niña de dos años sufrió 101 lesiones cuando fue asesinada por su padrastro, que después alegó que el perro de la familia la empujó por las escaleras, según se reveló en el juicio que se realizó por la muerte de la pequeña.  La niña murió asesinada el 21 de julio de 2020.

Lola James tuvo una lesión cerebral catastrófica después de ser atacada por el novio de su madre, Kyle Bevan, de 31 años, en su casa de Pembrokeshire. Este martes el asesino fue condenado a cadena perpetua.

La madre, Sinead James, de 30 años, declaró a la policía que estaba durmiendo cuando Lola sufrió una serie de horribles lesiones, y afirmó no tener motivos para pensar que Bevan fuera a hacerle daño.

Lola James murió golpeada por su padre.

Según el tribunal, James no protegió a su hija cuando permitió que Bevan se instalara en su casa. Lola murió sólo cuatro meses después de que él se mudara a causa de un «ataque frenético y extremadamente violento». La madre biológica también fue condenada, pero a seis años de prisión.

Bevan negó haber hecho daño a Lola, alegando que Jessie, el bulldog americano de la familia, la había empujado por las escaleras.

Durante toda la vista de sentencia en el Tribunal de la Corona de Swansea, Bevan permaneció inexpresivo y no mostró ninguna emoción mientras era encarcelado de por vida por asesinar a la pequeña Lola.

La madre de la menor lloró durante toda la sentencia y más cuando fue encarcelada por seis años.

Los médicos del Hospital Universitario de Gales, en Cardiff, detectaron 101 lesiones superficiales en Lola, entre ellas «hematomas por todo su cuerpito y quemaduras en la piel».

Sinead James, la madre de Lola, condenada a seis años de prisión.

También sufrió daños importantes en todas las retinas, así como una lesión cerebral catastrófica, y murió cuatro días después, con sólo dos años y nueve meses de edad.

La fiscal Caroline Rees KC dijo que Bevan buscó información en Internet sobre ‘bebés que sufrieron impactos en la cabeza y pérdida de conciencia’ la mañana del presunto ataque, el 17 de julio de 2020.

También tomó fotos y un video de la cabeza hinchada de Lola después de sus lesiones. Pero el juicio escuchó que esperó casi una hora antes de dar la alarma en la casa de la familia en Haverfordwest, Pembrokeshire.

Kyle Bevan, el asesino de 31 años, condenado a perpetua.

El Tribunal de la Corona de Swansea escuchó que la madre James sabía que su novio tenía «un carácter desagradable y violento», pero optó por «dar prioridad a su relación con él por encima de la seguridad física de su propia hija».

«La Fiscalía dice que Kyle Bevan necesitaba esa hora para inventar mentiras para protegerse a sí mismo y para inventar una excusa de cómo este pequeño niño había pasado de estar vivo y bien a estar en un estado tan peligroso mientras ella estaba sola con él.

«Necesitaba tiempo para cubrir sus huellas. Cuando llegaron los paramédicos se encontraron con que Lola había sido vestida pero estaba mojada y que Lola estaba gravemente herida».

Lola James tenía más de 100 heridas.

Estaba inconsciente, aunque aún respiraba, y tenía la cabeza y la cara hinchadas. Se observaron hematomas en la frente de Lola. Kyle Bevan continuó tratando de explicar las cosas culpando al perro de la familia por empujar a Lola escaleras abajo. 

«Te llevaste la vida joven e inocente de mi nieta. Al mismo tiempo, te llevaste más de lo que puedas imaginar», le dijo Nicola James, la abuela de la niña, al asesino.

¿Qué opinas de esta nota?