La historia de la beba sanjuanina que combina milagro, tragedia y esperanza

La familia de Britany ha vivido una montaña rusa de emociones: el papá perdió el trabajo, a la beba se le declaró la diabetes, casi muere ahogada en un balde con un poquito de agua y encima les robaron. Afortunadamente cuando más oscura es la noche, sale el sol. 

Foto exclusiva de Marcos Agüero para DIARIO MÓVIL

Britany es una bebé hermosa que acaba de cumplir un añito. Muy inquieta, aunque no sabe caminar se desplaza con una velocidad sorprendente gateando sentada. A simple vista nadie puede imaginar todas las que ha pasado junto a su familia.

A los 10 meses de vida se le declaró la diabetes. “Tenía 600 de glucemia. Los médicos no se explicaban cómo estaba viva, sin secuelas graves como una embolia”, contó a DIARIO MÓVIL su papá Maximiliano. Desde entonces tuvieron que comprar la insulina, las tiras reactivas y el medidor para “pincharla” todos los días.

Foto exclusiva de Marcos Agüero para DIARIO MÓVIL

Pero eso no fue lo peor, sino que el 9 de mayo la pequeña casi muere. Cayó de cabeza en un balde de 20 litros con el que su madre limpiaba. “Tenía un poquito así de agua”, cuenta el papá indicando con sus manos lo escasamente lleno que estaba el recipiente. “Mi mujer enjuagó el trapo y se metió para el baño. Cuando sale, ella ya estaba de cabeza. No entendemos cómo no se dio vuelta el balde con el peso de ella y al no tener tanto líquido. Y la desesperación que nos dio a todos. Los vecinos llamaron a la vecina Susana Rodríguez que sabe primeros auxilios. Pero la ambulancia no llegaba, así que la masajeaban los policías y se atrevieron y la llevaron en el patrullero a La Rotonda (CARF)”, recordó el hombre.

Foto exclusiva de Marcos Agüero para DIARIO MÓVIL

El se había quedado sin trabajo hace poco y no estaban las cuentas como para hacer un cumpleaños. Pero con el susto que pasaron eligieron poner entre todos los familiares un poquito y celebrar la vida de Britany. Tuvieron el sábado 12 un hermoso festejo en la casa nueva del Barrio Valle Grande. Eso sí, terminaron agotados. Por eso mientras dormían no notaron que delincuentes les forzaron la puerta balcón y entraron a robarles todo. “Me mataron. Se llevaron la liquidación, las camperas, la billetera, los documentos y hasta una bolsa con regalitos de ella; las zapatillas, un parlante que no era mío, una garrafa prestada y el medidor que ni saben para qué es. Pero tiene un valor muy importante para mi”, contó el papá de la bebé. Y es que, según el nivel de glucemia corresponde inyectarle a la nena un tipo específico de insulina. El tiempo que estuvieron sin el medidor, a la hora indicada la medicaban a ciegas, prácticamente. “En la obra social nos dijeron que iba a demorar un poco más de un mes por lo que hay que auditarlo y aprobarlo en Buenos Aires. Mi cuñada me prestó el de ella, pero ella está embarazada y lo ocupa, encima con tiritas más caras”, relató Maximiliano. Y ahí, otra vez intervinieron los vecinos y ángeles guardianes de Britany que se movieron por cielo, tierra y redes sociales para conseguir el aparatito. ¡Y lo lograron!

“Les quiero agradecer a todos por esta donación, ese mismo día en que se publicitó el aviso se consiguió”, destacó abrazado a su pequeña traviesa.

Nota relacionada:

HÉROES DE UNIFORME: Policías sanjuaninos salvaron a una bebé de morir ahogada

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir