Smartphones, también con teléfono

Como el Gear de Samsung, pero más grandes. Las fabricantes que ofrecen celulares de gran tamaño empezaron a adjuntar a los mismos manos libres bluetooth que se parecen a los viejos Nokia 1100. La idea es que se pueda hablar por el móvil sin tener que sacar el gran aparato del bolso.

Dúo. El nuevo smartphone de Alcatel trae un minicelular para que se pueda hablar por teléfono más fácilmente.
Dúo. El nuevo smartphone de Alcatel trae un minicelular para que se pueda hablar por teléfono más fácilmente.

Fuente: La Nación

Los teléfonos celulares vienen cada vez más grandes. Antes un equipo con una pantalla de 5 pulgadas nos parecía enorme, y hoy es un segmento cada vez más popular, aunque está lejos, todavía, de ser mayoría.

Un análisis reciente de la consultora Canalys indica que de los 280 millones de smartphones que se enviaron en el último trimestre, un tercio ya tiene una pantalla de 5 pulgadas o más. Y el mundo especializado coincide en que Apple presentará este año un modelo de iPhone con pantalla de 4,7 pulgadas (y otro de 5,5 pulgadas luego). Esto último no está confirmado, claro, pero sí es una muestra del interés que este tipo de equipos genera.

En la Argentina, mientras, tenemos equipos como el Sony Xperia Z Ultra, con pantalla de 6,4 pulgadas, que están más cerca de una tableta que de un teléfono. Yo prefiero un tamaño de 4,5 o 4,7 pulgadas, en promedio; me parece que es un punto de buen balance entre una pantalla que te permite disfrutar de un juego o un video, pero que no incomoda en la palma de la mano o en el bolsillo.

Para quienes prefieren equipos más grandes han aparecido en los últimos meses unos accesorios que parecen una contradicción, pero que tienen un sentido: manos libres Bluetooth que parecen celulares. En febrero, durante el Congreso Mundial de Móviles, estuve viendo el Alcatel Hero, un smartphone con pantalla de 6 pulgadas que se vende con Sidekick, un manos libres Bluetooth con aspecto de teléfono celular: permite atender las llamadas que llegan al smartphone, marcar un número y ver las notificaciones que llegan al teléfono.

HTC tiene algo similar, el Mini+, que presentó en agosto último y que muestra notificaciones, mensajes, tiene teclado y botones para controlar llamadas; con la batería interna tiene 95 horas de tiempo en espera y 9 horas de conversación. Ahora llega Sony con su BRH10, que resigna el teclado numérico para sumar controles de reproducción multimedia. Está pensado más para una tableta y uso hogareño que como compañero de un smartphone de gran tamaño, pero igual funciona como manos libres inalámbrico. Y es resistente al agua, como los más recientes smartphones y tabletas de la compañía.

La mayor virtud, creo, de estos accesorios es la apuesta que hacen por el disimulo; permiten mantener el teléfono de gran tamaño en el bolsillo, mochila o cartera, mientras permiten hablar por teléfono -una práctica cada vez menos usual- evitando que este dispositivo pase a manos ajenas. También, claro, facilitan el hablar por teléfono mientras se usa el equipo para otra tarea -buscar un mail, mirar un mapa- . Con un manos libres convencional todo esto es posible, por supuesto, pero su uso es más limitado. Igual son para un nicho.

¿Qué opinan? ¿Comprarían algo así? ¿Les incomoda usar un smartphone con pantalla muy grande para hablar por teléfono?

¿Qué opinas de esta nota?