La lucha de las mujeres meretrices continúa

Las mujeres meretrices sanjuaninas, representantes de AMMAR (Asociación de Mujeres Meretrices Argentinas) siguen en la lucha por el reconocimiento de sus derechos, y a partir de la legislación provincial al respecto, buscan reunirse con el Gobierno para reclamar su postura. Esta tarde las recibirá el Secretario de Gobierno y Justicia, Juan Luis Romero, que aseguró que “estamos dispuestos a escuchar todas las posiciones”.

AMMAR: Ellas siguen luchando por sus derechos.
AMMAR: Ellas siguen luchando por sus derechos.

 

En San Juan se aprobó hace tiempo la polémica Ley de prohibición de prostíbulos, con el argumento de prevenir la trata de personas, entre otros. Sin embargo, fue una legislación que despertó controversia desde los diferentes sectores involucrados, sobre todo por parte de las trabajadoras sexuales que se vieron limitadas en el ejercicio de su trabajo.

Juan Luis Romero se refirió a la reunión que espera para esta tarde con AMMAR y a algunos aspectos que pueden dar un pronóstico de la postura, también, del Gobierno.

En principio, requirió hacer varias aclaraciones. “La primera, la prohibición de los prostíbulos viene a tono de las distintas políticas en la Nación y provincia, con respecto a la lucha por la trata de personas que es un flagelo de todo el mundo. La prohibición de los prostíbulos no es sinónimo de prohibición de la prostitución”, aseguró el funcionario.

Por otro lado, Romero se hizo cargo de nunca haberse reunido con las mujeres meretrices, ya que solo se comunicaron por vía telefónica, por cuestiones de “agenda”.

“Por lo que me comentaron telefónicamente, y escuché, no estarían solamente en desacuerdo con esta ley, sino también con alguna disposición del Código de Faltas en lo q respecta al concepto y contravención de prostitución escandalosa. Aquellos ofrecimientos de servicios sexuales de manera escandalosa, situaciones que puedan ofender la moral y las buenas costumbres”, alegó.

Finalmente, Romero reafirmó su disposición a escuchar a todas las posiciones y se remitió a la Constitución Nacional, recordando que “las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan a la moral solo están reservadas a Dios y exentas de la voluntad de los magistrados”.

“No podemos meternos en la vida de la gente siempre y cuando no ofendan la moral de las personas”, concluyó el Secretario de Gobierno y Justicia.

¿Qué opinas de esta nota?