Mitos y claves: Cómo disfrutar la comida sin culpa

No hay nada más poderoso que la mente, y cuando se trata de alimentación suele ser muy traicionera. ¿Cómo y qué debemos comer en invierno, teniendo la certeza de que no engordaremos ni sufriremos daños en nuestra salud? Paola Mengual, Licenciada en Nutrición, brindó algunos tips importantes y resaltó la importancia de las verduras.


Verduras

En principio, la especialista resaltó que es importante “comer con libertad pero valorando la salud”. “Muchas veces el cargo de conciencia engorda porque nos lleva a tener desbordes, la culpa me lleva a ese pensamiento de hago todo bien o nada bien. Es aceptar los grises y tener flexibilidad sin llegar a ser permisivo”, agregó.

Lo cierto es que en invierno el cuerpo nos pide más calor y alimentos que aporten más energía, como las pastas, los cereales y las legumbres. Muchas veces, ciertos mitos acerca de la alimentación nos inducen a quitar de nuestra dieta ciertos alimentos de estos grupos y “realmente sabiéndolos comer nos ayudarán a bajar de peso, tener energía y estar de buen humor”.

Entonces, es muy importante que no nos equivoquemos con falsos mitos sobre estos alimentos y hagamos las cosas bien. Por ejemplo, hay tres tips importantes para consumirlos: comer con verduras, el tamaño de las porciones y la cocción.

En principio, un plato de verduras como acompañante nos permitirá poder saciarme con menor cantidad y asimilar el almidón lento, esto ayudará a no guardarlo como una reserva de grasa. Esto se debe a la función que cumple la fibra en la digestión.

Respecto de la porción, “si yo como más de lo que mi cuerpo necesita lógicamente mi cuerpo lo transformará en reservas que llevan a aumentar las grasas. Una mujer, en edad promedio, mejor entre 30, 50 años, necesita no más de medio plato ya sea de pastas o guiso de lentejas o polenta ya está el aporte suficiente. En el caso del varón con un plato más o menos promedio está bien. Estamos hablando de los platos tradicionales”, explicó Mengual.

Otra característica importante es la cocción. “Es importante que las pastas siempre estén cocidas al dente. Al estar el almidón menos blando nuestro cuerpo tiene que esforzarse por digerirlo más, esto nos ayudará a que sea más lento el proceso”, indicó.

Finalmente, Mengual destacó la importancia del ejercicio físico para “poder disfrutar totalmente sin culpa”.

¿Qué opinas de esta nota?