Logró adoptar al perro que tenía en tránsito, no aguantó la emoción y se largó a llorar

"¡Nunca lo había visto reaccionar de esta manera a nada antes! Él es sensible, pero esto fue más de lo que he visto nunca", comentó su esposa.

La vida de Toby es corta pero intensa. Fue encontrado cerca de un taller mecánico
en Corea del Sur, pasó por dos refugios y luego fue llevado hasta un hogar de tránsito en
los Estados Unidos, a más de 20.000 kilómetros de distancia, para protegerlo de los
traficantes de carne de perro que todavía existen en ese país asiático.

El destino lo llevó hasta la familia Hoang. Ann buscaba sumar un segundo perro, pero
su marido no estaba seguro. «Al principio, mi esposo no estaba seguro de Toby porque
era muy tímido y también fue nuestra primera experiencia de acogida», dijo Hoang al
sitio The Dodo.

Sin embargo, Toby pronto se ganó el cariño de su padre adoptivo y se volvieron inseparables. Pero la experiencia parecía estar por llegar a su final: otras dos familias se
mostraron interesadas en adoptarlo. «Cuando me enteré de eso, me di cuenta de lo
devastado que quedaría mi marido sin él», señaló Ann.

Ella decidió entonces adoptar al pequeño Toby. Las autoridades del refugio estuvieron
de acuerdo y coordinaron la visita de una empleada para oficializar el trámite. A él le
dijo que vendría una de las potenciales adoptantes a conocer al perro, pero la visitante le
entregó una tarjeta redactada por su esposa poco antes.

A medida que empezó a leer el mensaje en el que se confirmaba la adopción, el hombre
rompió en llanto. «Pensé que sería feliz, pero nunca en un millón de años pensé que
lloraría tanto -afirmó Hoang-. ¡Nunca lo había visto reaccionar de esta manera a nada
antes! Él es sensible, pero esto fue más de lo que he visto nunca».

Al verlo llorar, Toby se lanzó sobre su padre adoptivo para intentar consolarlo. No podía
distinguir que eran lágrimas de felicidad

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir