TRABAJABA sin parar, se ACOSTÓ con dolor de cabeza y despertó CIEGO y SORDO

Estaba insatisfecho con su trabajo pero no podía parar. Vivía con el teléfono pegado a la oreja, en una zona de confort tramposa. Hasta que se enfermó, cayó en coma y quedó al borde de la muerte. Recién ahí pudo empezar a sanar «de adentro hacia afuera».

Están por cumplirse 8 años de aquel día y Guido, contra todos los pronósticos, no está completamente ciego. Ve, aunque ve con un 20% de uno de sus ojos, como si viera la vida a través de una cerradura. Lo que sí puede ver en su totalidad, ahora que pasó el tiempo, es cómo era su vida en ese momento. Lo que está por contar es el antes, el durante y el después de la noche en que se fue a dormir con dolor de cabeza y se despertó ciego y sordo, casi un mes después.

Guido Fernández Cornide tenía 35 años y hacía tiempo que era productor de televisión en Telefé. En ese entonces estaba produciendo el regreso de «Sábado Bus», el programa de Nicolás Repetto, y la norma era la de siempre: «Ya para ya».

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir