BELLEZA: Tres Cascadas, un paraíso natural en Astica, para visitar en SEMANA SANTA

El paisaje  verde, avistamiento de aves, aventura, cultura, exquisitos sabores y personas amables dispuestas a contar miles de historias a los visitantes se puede encontrar en Tres Cascadas, que se encuentra en la Quebrada de Astica. Las Tres Cascadas es uno de los sitios naturales privilegiados de la localidad de Valle Fértil. Allí se puede hacer trekking en un circuito de 16 kilómetros con una belleza, que para los turistas, es difícil de describir con palabras.

En Tres Cascadas el paisaje es verde y fresco. Para llegar a la quebrada con las caídas de agua se camina por senderos en donde la experiencia resulta tener un contacto directo con la propia naturaleza. En medio, se esconde increíbles cascadas que pocos conocen tanto como Duilio y Juan, dos amigos que disfrutaban de este recorrido a diario y decidieron crearon el emprendimiento turístico Astica Aventura para darle forma a algo que venían haciendo en forma gratuita y sin servicios.

El pequeño emprendimiento familiar está constituido por la familia de Duilio Rivero y la familia de Figueroa Juan. “Duilio en principio lo hacía por tener un ingreso a su familia, aparte de los labores de artesano y trabajos ligados a eso. Por mí parte lo hacía como hobby con familiares y amigos, quienes compartían sus aventuras en redes sociales, a raíz de esto surgió el interés de visitar  las cascadas un grupo que superaba las 50 personas. Ante esta situación nos unimos para llevar a esta gente”, cuenta Juan Figueroa en una entrevista para DIARIO MÓVIL.

Esta primera experiencia, que para los turistas resultó inolvidable,  fue lo que los llevó a plantearse a los amigos la posibilidad de crear esta sociedad, que inició hace tres años. Luego, dice Juan, que “surgió mucha ayuda por parte de personas amantes de la actividad que nos asesoró. Por parte de Turismo de la provincia entramos en el Emprendedor Turístico, ayuda económica que nos sirvió para comprar equipamiento, elementos de protección y primeros auxilios. La demanda nos llevó a capacitarnos, para un mejor servicio”.

El circuito tiene 16 kilómetros de una belleza difícil de describir con palabras. “Los turistas quedan maravillados por el escenario natural que encuentran, desde sus ríos, su verde intenso que contrasta a la perfección con las piedras de la montaña, el aroma de los yuyos”, expresa Juan. No obstante, la promoción del lugar no fue tarea fácil, pues muchos consideraban que estampas naturales como estas, en San Juan no podrían darse.

“Al comienzo en las primeras publicaciones había gente que nos trató de estafadores, que las imágenes publicadas no pertenecían a San Juan, que era la provincia de Córdoba. El canto de una cantidad de variedades de aves y la paz de lugar hacen un hábitat único. Hemos sido afortunados de tener visitantes de otras provincias, de San Juan y unos españoles que fueron los primeros internacionales”, cuenta Juan.

Para vivir esta increíble aventura, que comienza al amanecer, se debe de contratar previamente el servicio, el cual cuenta con diferentes ofertas dependiendo de la actividad que visitante quiera realizar. Por ejemplo, los socios crearon un circuito de trekking corto y de dificultad baja, para que cualquier persona, sin distinción de edad y estado físico, pueda disfrutarla.

“Nos reunimos en el lugar acordado para hacer senderismo por la Quebrada de Astica, en donde se recorren unos 14 km aproximadamente. En el circuito se visitan tres cascadas de diferentes tamaños y hermosura propia de una dificultad media que como requisito más que nada es tener estado físico y buena salud -la realizó en su totalidad una niña de 7 años y un adulto de 65-. Previo a eso, nuestra primera etapa es llegar a casa de Duilio, que se encuentra ubicada a unos tres kilómetros de la Ruta Provincial 510, que atraviesa el pueblo y es la que debemos transitar para llegar a Astica. Ahí brindamos un desayuno tipo campestre que consta de infusiones con yuyos del lugar acompañados de tortas a la arena, pues queríamos salir de la rutina del café con leche”, explica Juan.

Este sitio natural del departamento Valle Fértil pertenece al subsistema orográfico de las Sierras Pampeanas. Esta es la única franja con elementos del Chaco Serrano Austral de la provincia, lo que significa que tiene flora y fauna que no se repiten en otras zonas. Esto hace que sea un sitio privilegiado y de una beldad inigualable de la provincia. Un destino que cada vez cuenta con más adeptos de la provincia, país y del mundo.

Es por ello que en las excursiones se pensaron para brindar una experiencia natural única para los visitantes. “Cada salida es una experiencia diferente a través de quienes nos visitan. En cada recorrido redescubrirnos el lugar, hacemos amistades nuevas y al culminar la caminata la pregunta que realmente nos importa es si les gustó, en qué podemos mejorar”, expresa Juan.

Esta actividad se complementa, además, con los mates, el pan y dulces caseros que las esposas de Juan y Duilio hacen degustar a los turistas. También, ellas les enseñan a los turistas sobre las propiedades curativas de diferentes hierbas que pueden encontrar en la zona. De esta manera, cada visitante, además del turismo natural, se lleva otra experiencia de Astica.

Para el emprendedor, Astica es un pueblo chico pero realmente hermoso y que, además de la entorno,  hay distintos aportes que cada integrante del lugar puede ofrecer a los turistas. “Nos dimos cuenta que con nuestra emprendimiento contribuimos a la actividad socioeconómica del lugar, al artesano, al que produce dulces únicos como lo son el de lima y el de sidra, al que tiene hospedajes y demás. Pero para que el turista llegue, es necesario la promoción y dentro de nuestras limitaciones lo hacemos como podemos usando los recursos disponibles”.

Además, para la familia de Juan y de Duilio, no se trata sólo de trabajo, sino de una recreativa actividad que involucra a cada uno de los miembros en un rol diferente. Por esto, siempre buscan mejorar el servicio y que la experiencia que vivan los turistas sea la mejor posible.

“A nuestro proyecto lo intentamos expandir debido a que en invierno baja significativamente la cantidad de visitantes. Por ello queremos comprar bicicletas de montaña para hacer otra actividad,  como así también realizar campamento con boy scout y un circuito alternativa para adultos mayores. Hicimos el año pasado una prueba piloto de dos días y una noche donde visitamos dos cascadas más aparte de las tradicionales”, concluye Juan Figueroa.

Fotos: Facebook Astica Aventura.

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir