Vecinos denuncian ENVENENAMIENTO masivo de mascotas, ya murieron 40 ANIMALES

«Mueren fulminados», afirman ciudadanos que viven en Pilar. Entre la comunidad hay preocupación. 


 

“No, no es que aparezcan muertos… salen a dar una vuelta y cuando vos les abrís el portón de tu casa para que los perros vuelvan a entrar, caen redondos. Mueren fulminados”. Así resumió Adriana Stefanoff, miembro de la Asociación para la Defensa de los Derechos del Animal de Pilar (ADDAP), lo que vecinos como ella vienen viendo en Villa Rosa: mascotas y animales de la calle, aparentemente saludables, que mueren inexplicamente, de un minuto para el otro.

En las últimas dos semanas ya sumaron seis, pero los vecinos aclaran que esta es la “segunda ronda”. En julio, entre perros, gatos y aves se registraron 36 muertes misteriosas. Los animales muestran signos de envenenamiento, aunque todavía no hay resultados certeros desde el área municipal de zoonosis.

“Vivo en el barrio Gasoducto, pero es gracioso porque servicios no tenemos”, lanzó, con acidez, Natalia, una de las vecinas más dolidas por estas horas: ya en julio habían aparecido muertas tres perras suyas y una gata. Y ahora, hace dos semanas, murió otra perra suya: “No sé… hay quienes dicen que es alguno que quiere entrar a robar y mata los perros con veneno, o quizás sea un loco al que no le gustan los animales. Hace 14 años que vivo acá. Era un paraíso hasta mediados de julio. Ya no”.

La secuencia de muertes comenzó el 15 julio, contó Natalia: “A la madrugada entraron a robarle a un vecino, acá a una cuadra. De ese episodio resultó una persona herida y dos perros muertos. Ese lunes vino la Policía… el martes llevé a mi hija a la escuela y dejé a mis perros adentro de casa, pero se escaparon por un costado de la reja… tenía cinco perros y una gata. Una hora después, veo a dos de mis perras, Bernardita y Buchi, de 13 años, hermanas, muertas en la vereda. Y otra, Loli, una perrita que yo había rescatado, de un año y medio, muerta también. A las 5 de la tarde de ese día aparece muerta en el predio de mi vecina mi gata Molly”.

Bernardita murió en julio, de un momento para otro, aparentemente por envenenamiento.

Bernardita murió en julio, de un momento para otro, aparentemente por envenenamiento.

Entre ese 15 y el 22 de julio los animales fallecidos se sumaron en serie, hasta llegar a 36. “La mayoría fueron perros, algunos gatos y aves… chimangos mayormente. Casi todos eran mascotas conocidas por los vecinos”, explicó Adriana Stefanoff.

Natalia encabezó una denuncia en la UFI Nº3 de Pilar. “Pero está todo demorado… no avanza”, explicó ella y aclaró que la hipótesis «más obvia» es el envenenamiento: “En julio los animales se morían después de tener convulsiones y ahora directamente expectoran espuma. En ese momento se tomaron varias muestras de los perros fallecidos y de un puñado de carne que logró juntar un vecino. Zoonosis tiene todo ese material para analizar. Todavía no lo hicieron”.

Molly, una de las gatas que murió en Pilar.

Molly, una de las gatas que murió en Pilar.

Clarín intentó comunicarse con la UFI Nº 3, pero al cierre de esta nota no se había podido establecer la comunicación. En tanto, desde la Municipalidad de Pilar explicaron que el expediente llegó este lunes al municipio, remarcaron que “se está investigando y colaborando con el fiscal para que se esclarezca el caso” y que “las muestras se están analizando”.

Volviendo a la pesadilla de Natalia, no terminó en julio: “Después de las muertes de mis cuatro mascotas, el 18 de julio salgo con el auto y veo una perrita comiendo en la basura. Me la traigo y le ponemos de nombre ‘Flaca’. Esa noche dio a luz cuatro cachorros. Fue hermoso. Hace dos semanas, esa misma perra también murió. Y siguió Manolo, de tres años, el perro de un vecino. El miércoles apareció envenenado y el jueves se murió. El sábado siguiente, por suerte, logramos salvar a otra perra… la llevamos de urgencia y lograron revertir el envenenamiento poniéndole suero”.

Enzo tenía 7 años y es uno de los más de 40 animales que murieron en Pilar en los últimos tres meses.

Enzo tenía 7 años y es uno de los más de 40 animales que murieron en Pilar en los últimos tres meses.

Los vecinos y ADDAP aclaran que están atrapados en cierto desentendimiento burocrático. “La fiscalía habría ordenado el 26 de septiembre que se realicen las pruebas correspondientes para determinar el tipo de envenenamiento, y desde Zoonosis explican que no recibieron esa orden”, aclaró Natalia.

En ADDAP sospechan que pueda estar contaminada el agua de la zona o las napas. Y si no lo están, “es preocupante que no se haya detectado la causa del problema porque la gente está enterrando sus perros y gatos potencialmente envenenados en su jardín y eso sí va a contaminar las napas”.

Uno de los muchos chimangos que aparecieron muertos en Pilar.

Uno de los muchos chimangos que aparecieron muertos en Pilar.

Desde la fiscalía se habría ordenado la colocación de un domo, una cámara que ofrece un sistema de monitoreo permanente de 360 grados. Sin embargo, aclaró Natalia, “no lo pudieron colocar porque en la zona la señal de internet es un desastre… no alcanzan los megas para que funcione”.

Y, angustiada, concluyó: “Saqué un préstamo para comprarme una alarma de seguridad propia. Necesito dormir a la noche. Me sacaron mis mascotas y, con ellas, mi seguridad”.

¿Qué opinas de esta nota?