Enfermera adoptó a una bebé que nadie iba a visitar

La historia emociona a todo el mundo en redes.


No es la primera vez que escuchamos que una enfermera adopta a un bebé en el hospital, pero tal vez si sea una de las historias más tiernas. Liz Smith, una reconocida enfermera con una trayectoria impecable, había soñado siempre con convertirse en madre. Luego de terminar con una larga relación sentimental con su expareja, en la cual habían intentado una y mil opciones para concebir un bebé; estando sola decidió intentarlo una vez más y aplicó para realizarse una FIV (una técnica de fecundación in vitro), pero tristemente el laboratorio le informó que no era apta para el tratamiento, con esta puerta cerrada sus esperanzas de convertirse en madre habían terminado.

 Liz Smith y Gisele

La enfermera contó a través del blog del hospital en el que labora el Franciscan Children’s Hospital, que su familia siempre ha sido grande y aunque adora a sus 13 sobrinos hijos de sus dos hermanos, su sueño de vida siempre había sido tener su propia -y numerosa- familia. Cuando su última esperanza se había ido, Liz se deprimió bastante sin embargo, decidió no quedarse en casa y asistió a su trabajo, lo que no imaginaba es que ese mismo día conocería a Gisele, una pequeñita que había nacido de 29 semanas y había pesado 1 libra y 14 onzas (alrededor de 700 gramos), la niña nació con síndrome de ausencia Neonatal (NAS), un problema generado por haber estado expuesta a narcóticos durante el embarazo.

La bebé pasó sus primeros tres meses de vida de manera crítica en la unidad de cuidados intensivos neonatales y bajo el cuidado de Liz, sin recibir ninguna visita o noticia de los familiares; hecho que desató un proceso legal en el que la niña debía ser asignada a una casa hogar. La enfermera que había visitado y cuidado de la bebé todos los días, consciente de la condición de salud Gisele, (quien debía ser alimentada con un tubo gastronómico durante 16 horas al día), decidió postularse ella para brindarle un hogar, todo su amor y comenzar con la chiquita la familia que siempre había soñado.

El proceso de adopción se realizó ante un juzgado, donde los padres biológicos de Gisele, no apelaron la custodia debido a un problema que enfrentan ambos de adicciones. Luego de unos meses de proceso legal la enfermera Smith, pudo hacer oficial la buena nueva y a través del blog informó: “Gisele Katherine Smith, es como un sueño hecho realidad”. Hoy han pasado 2 años del feliz momento en que Liz se convirtió en madre, aunque Gisele ya no es tan pequeña, sigue necesitando un tubo para alimentarse, sin embargo, en el mismo blog del hospital se informa que a pesar que la pequeña aún enfrenta problemas de salud, gracias al amor, cariño, atención y cuidados de su nueva mamá, vive siendo feliz y mostrando una gran sonrisa.

¿Qué opinas de esta nota?