Uno de los rugbiers detenidos posó con armas y fumando «faso»

Las fotos que se difundieron corresponden a Ayrton Viollaz. En una sostiene una pistola y en la otra un fusil, con un pañuelo tapándole la mitad del rostro. Y, aparte de mostrarse consumiendo marihuana, en otra de las imágenes sostiene una planta de cannabis.


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se difundieron fotos del rugbier detenido Ayrton Viollaz con armas en la mano y fumando marihuana. En una sostiene una pistola y en la otra un fusil, con un pañuelo tapándole la mitad del rostro. Y, aparte de mostrarse fumando droga, en otra de las imágenes sostiene una planta de Cannabis sativa.

Viollaz pidió este jueves que haya un psiquiatra en el penal. Las imágenes suyas se mostraron en el programa «Intratables», donde se aseguró que el joven las subió a sus redes sociales y fueron tomadas tres años atrás.

Los abogados de Fernando Báez Sosa aportaron más pruebas sobre el sospechoso conocido como «José Gordo». Tal como lo había agendado Blas Cinalli, según las pericias que se le hicieron a su teléfono, será en principio llamado a declarar como testigo, aunque la fiscal de la causa, Verónica Zamboni, podría imputarlo en la causa como sospechoso de colaborar o encubrir a los imputados. En la misma situación se encuentran «Santino» y «Pipo», quienes en primera instancia se presentarán ante el magistrado y luego se analizará la situación judicial de cada uno.

Este jueves los familiares de los ocho rugbiers que permanecen presos acudieron al penal de Dolores, para visitarlos una vez más. «Los queremos en casa», dijo uno de ellos brevemente a la prensa, especulando con que el magistrado les dé la domiciliaria a algunos.

Allí permanecen desde el 29 de enero por asesinar al joven Báez en patota a la salida de un boliche en Villa Gesell. El tiempo de encierro llevó a varios cercanos a la causa a especular con una posible fisura en su unidad, que algunos de ellos, quizás los menos complicados por las pruebas, romperían el frente único de defensa y buscarían hablar para salvarse.

Sin embargo, hasta ahora el juez de garantías Diego Mancinelli no recibió ningún escrito individual de la defensa de ninguno de los detenidos, tampoco un pedido de los acusados para declarar luego de que se negaran a hacerlo tras su detención. Es posible que los familiares de algunos de ellos los alienten a declarar, cansados de la estrategia del abogado Hugo Tomei, que los defiende en bloque.

¿Qué opinas de esta nota?