Coronavirus: CIERRAN FRONTERAS en todo el PAÍS

El Gobierno dispuso la suspensión de clases hasta el 31 de marzo y el cierre de fronteras, entre otras restricciones, por el brote de coronavirus. Comunicará las medidas en una conferencia de prensa, en la que darán más detalles.

El encuentro se lleva a cabo a partir de las 17 en la residencia de Olivos y participan también el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, funcionarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y asesores de distintas organizaciones médicas y científicas.

«Lo invité a Axel con sus ministros de Educación y Salud, porque (Buenos Aires) es la provincia más afectada de todas por esa decisión, si eventualmente se tomara», sostuvo el jefe de Estado en declaraciones radiales, al referirse a la posibilidad de suspender las clases por dos semanas para frenar el avance del coronavirus.

Fernández contó que la reunión de esta tarde la propuso él, tras el encuentro que mantuvo el jueves pasado con el comité de seguimiento del coronavirus y sus ministros, en la que analizaron el tema educación durante una hora.

«Les explico a las mamás, porque también acá hay juegos de oportunismo, necesidades locales y de otras cosas, por eso lo que dije fue, veamos la evolución de los días subsiguientes, juntémonos el domingo y de acuerdo a cómo eso evolucionó, veamos qué hacemos», dijo el Presidente a Radio 10.

«Nosotros tenemos un comité donde están los mayores expertos infectólogos de la Argentina, y en la última reunión que hicimos, que además fue difundida, dedicamos más de una hora al tratamiento del tema escuelas», aseveró.

Las variables que se analizaron al momento de definir si se dictaba la suspensión de las clases fueron múltiples y en ese sentido, Fernández confió que lo que más le preocupaba a los expertos es quién quedaría al cuidado de los niños si no van al colegio y sus padres deben trabajar.

«Lo que más les preocupaba a ellos es dónde quedan los chicos si no tienen clases y los padres deben ir a trabajar. Todos sacaron la conclusión de que quedan con los abuelos, y esa es la capa etaria más vulnerable que hay con la enfermedad, entonces plantearon seguir con las clases y hacer un monitoreo diario para ver a qué velocidad crece la pandemia», explicó.

Fuente: Clarín

¿Qué opinas de esta nota?