El equipo del Marcial Quiroga que le da pelea al Covid-19 y recibe los casos sospechosos

El Servicio de Urgencias del nosocomio de Rivadavia recibe los pacientes con patologías similares al coronavirus y realiza el protocolo establecido por la OMS para actuar sobre casos sospechosos y así descartar que el paciente posee Covid-19.


Foto exclusiva de Leandro López para Diario Móvil

Luego de que varios países presenten cientos de muertos por el Covid-19, la Organización Mundial de la Salud decidió declarar a esta enfermedad como pandemia, el día 11 de marzo del 2020. Días después se estableció cuarentena total en el territorio argentino y la vida de los ciudadanos cambió en un solo mes. Esto afectó sobre todo a los centros de salud que tuvieron que prepararse no sólo para una patología nueva, sino también en su infraestructura e insumos.

El Hospital Marcial Quiroga decidió dividir el Servicio de Urgencias en dos sectores. En uno se encuentra la parte de pediatría donde los menores de edad son atendidos por los profesionales de esa área. En otro edificio se encuentra la parte de los mayores de edad donde también hay consultorios preparados exclusivamente para los casos sospechosos de coronavirus. La separación de las zonas de atención de pediatría y adultos también tiene como objetivo reducir la posibilidad de contagio durante la espera.

El jefe del Servicio de Urgencias, Martín Jiménez, en dialogo con Diario Móvil, contó que «Los pacientes son recibidos por el sistema de Triage que ahora se encuentra afuera del edificio del hospital y ahí son derivados como un paciente con patologías respiratorias (es decir un caso sospechoso de coronavirus), o un paciente con patologías no respiratorias. Los pacientes ya no se encuentran en los mismos consultorios, sino que son divididos dependiendo el cuadro que presente».

«ACTUALMENTE CONTAMOS CON CUATRO CONSULTORIOS AISLADOS PARA LOS POSIBLES CASOS SOSPECHOSOS. ESTAS HABITACIONES CUENTAN CON RESPIRADORES, MONITORES, ENTRE OTROS APARATOS QUE SON FUNDAMENTALES PARA ESTA PATOLOGÍA», AGREGÓ EL MÉDICO.

Jiménez comentó cómo se visten los profesionales para atender a un paciente sospechoso de Covid-19: «Los médicos y enfermeros que ingresan a la habitación para atender al paciente deben tener gafas, barbijos, guantes y camisolín. Estos trajes son descartables por lo que se usan para atender a un paciente».

EN EL SERVICIO DE URGENCIAS DEL NOSOCOMIO DE RIVADAVIA SE ENCUENTRAN TRABAJANDO EN TOTAL 110 PERSONAS DIVIDIDAS EN 61 MÉDICOS, 26 ENFERMEROS, 11 CAMILLEROS Y 12 AYUDANTES. TODOS LOS PROFESIONALES DE LA SALUD TRABAJAN POR TURNOS Y GUARDIAS.

El día a día en la Guardia del Marcial Quiroga

El jefe del Servicio de Urgencias explicó el descenso en  la cantidad de pacientes que se ven a diario en el área: «Se ha reducido mucho la cantidad de personas que llegan al hospital con alguna patología. Hemos pasado de 120 a 80 pacientes. Esto se debe a que los ciudadanos tienen miedo de ir a los centros de salud por miedo al Covid-19 y por eso no asisten a los nosocomios con alguna otra patología».

«EL GRAN PROBLEMA ES QUE ESTE MIEDO QUE TIENEN LOS CIUDADANOS HACEN QUE VENGAN PARA CONSULTAR CUANDO LA PATOLOGÍA YA ESTÁ MUY AVANZADA O SE HAN AUTOMEDICADO», REMARCÓ JIMÉNEZ.

«Cuando llegan los pacientes al Triage deben esperar afuera con la distancia establecida o bien en su auto. Además, es importante que al momento de la atención, tanto paciente como acompañante aclaren si han estado fuera de la provincia en los últimos días.», aseveró el doctor.

Jiménez sostuvo que «la atención en Urgencias se realiza con la división de la consulta entre pacientes con síntomas respiratorios/febriles y otras consultas. Esto ocurre en adultos como en pediatría. Esto reduce la posibilidad de contactar durante o espera de atención pacientes potencialmente afectados con COVID-19 de aquellos que presentan otras dolencias».

«Se siguen asistiendo todas las urgencias y emergencias posibles en el Hospital, independientemente del estado de cuarentena», finalizó el doctor.

El miedo de ser profesional de la salud en época de pandemia

Junto a Martín Jiménez se encontraban Yanina González, jefa de Enfermeros y Cecilia Riveros, enfermera del Servicio de Urgencias del nosocomio, quienes contaron cómo se sienten en este tiempo tan difícil para los trabajadores de salud: «Hay que estar en la trinchera, ponerle el pecho al virus y continuar trabajando para salvar a las personas y ayudar a que San Juan continúe bien».

«EL PEOR MIEDO QUE TENEMOS  TODOS NO ES QUE NOSOTROS PORTEMOS EL VIRUS, SINO LLEVARLO A NUESTRA CASA Y CONTAGIAR A FAMILIARES», AGREGARON LAS TRABAJADORES.

Entre todos contaron que no han recibido amenazas o discriminación por parte de algún vecino por ser trabajadores de la salud.

¿Qué opinas de esta nota?