Una enfermera admitió que la «obligaron» a poner que había controlado a Maradona

Según la investigación, la ambulancia tardó 11 minutos en llegar a la casa del country de Tigre.


La enfermera que estaba en la casa de Diego Armando Maradona la mañana en que murió aseguró que lo escuchó moverse a las 7.30 dentro de la habitación, aunque no ingresó y lo dejó descansar, al brindar una segunda declaración ante los fiscales, quienes además determinaron que la ambulancia que arribó a la casa del «10» en el country San Andrés de Tigre tardó 11 minutos en llegar.

En su segunda declaración, Gisela ratificó a grandes rasgos lo que dijo en la primera, pero admitió que la “obligaron” a poner en un informe que esa mañana lo había controlado, cuando en realidad lo dejó descansar.

En tanto, en un comunicado emitido esta mañana, la Fiscalía General de San Isidro informó que, según los registros de llamadas y los videos de cámaras de seguridad revisados en las últimas horas por el equipo de investigadores de la muerte del Diez la ambulancia tardó 11 minutos en llegar a la casa del country de Tigre.

De acuerdo al relevamiento, a las 12.17 se produjo el primer llamado a la empresa Swiss Medical, a las 12.23 se reclamó el servicio y a las 12.28 llegó a la puerta del barrio privado la ambulancia de la empresa “+ Vida”.

Quien hizo los dos llamados a la empresa de medicina prepaga fue Maximiliano Pomargo, asistente personal de Maradona y cuñado del abogado Matías Morla, según precisaron a Télam fuentes judiciales.

¿Qué opinas de esta nota?