El CAMPO nuevamente hará un PARO contra las políticas del Gobierno de Fernández

La Mesa de Enlace, sin la participación de Coninagro, lanzó un cese de comercialización de granos por 3 días desde el lunes.


Dejá vu: el 2021 comenzó de la misma manera que el año pasado. Con los productores en asambleas al costado de las rutas en diferentes puntos del país en rechazo a las políticas del Gobierno de Alberto Fernández.

Esta vez, la que generó la reacción del campo fue el cierre de las exportaciones de maíz decretado por el Gobierno el 30 de diciembre pasado.

Por lo que desde la Mesa de Enlace lanzaron un cese de comercialización de granos por 72 horas.

La novedad es que Coninagro no se sumó a la protesta. “No es momento de parar, pero sí de reclamar. No adherir al cese de comercialización es una medida a favor del país, no a favor del Gobierno”, dijo en su defensa Carlos Iannizzotto, presidente de la entidad.

Más allá de esto, el cepo al maíz esta medida fue la gota que rebalsó el vaso para los chacareros, y más allá que den marcha atrás con el cepo al cereal, el mal humor está instalado y continuarán con las asambleas y por ahora, con el paro agropecuario.

Desde Confederaciones Rurales Argentinas hicieron un listado de las políticas que perjudicaron al sector agropecuario en el último año que crispan los ánimos.

-Rotura de silobolsas. Más de 150 hechos, todos sin resolver ni condena pública.

-Quemas intencionales de campos productivos sin resolución ni pronunciamiento de las autoridades.

-Múltiples usurpaciones de tierras sin definiciones ni condenas públicas de las autoridades.

-Impulso de la sanción de Ley de Humedales sin criterios ni definiciones de base científica.

-Inseguridad rural con casos de lesiones y asesinato de productores.

-Incendios intencionales de forestaciones sin condena, resolución ni reparación.

-Ataques a las propiedades privadas rurales incluyendo tomas con rehenes.

-Política errática y falaz respecto a los derechos de exportación (subas a todos los granos).

-Participación de funcionarios nacionales en usurpación de tierras sin consecuencias ni medidas posteriores sobre su conducta.

-Aprobación en el Congreso Nacional de Ley del manejo del fuego en tierras rurales sin fundamento técnico y con restricciones inconstitucionales.

-Impuesto a los bienes patrimoniales (mal llamado a la Riqueza) con doble y triple imposición.

-Aumento desmedido del combustible (principal insumo de la actividad agropecuaria).

-Reiterados intentos de expropiación de agroindustrias privadas emblemáticas mediante procedimientos ilegales.

-Demora en más de un año del reintegro de parte de retenciones hechas a pequeños productores como compromiso asumido con el sector.

-Ausencia de una política lechera, una actividad en crisis por estos momentos (y desde hace varios años).

-Restricciones para circular interjurisdiccionales con pérdidas de vidas, trabajo y animales.

Y la frutilla del postre, para cerrar el 2020, fue el cierre de las exportaciones de maíz.

Asambleas

Esta semana hubo tres asambleas muy importantes. Dos en Córdoba, precisamente en Bell Ville y Jesús María, y la otra, en Pergamino. En las tres coincidió el mal humor generalizado del sector, no solamente contra la última medida, y ratificaron el cese de comercialización como una forma de protesta.

La primera se realizó en Bell Ville, el miércoles pasado, donde hubo un “rotundo apoyo” el cese de comercialización de granos .

“Hay un mal humor importante de los productores hacia las medidas del Gobierno”, explicó el vicepresidente de la Sociedad Rural de Bell Ville, Federico Proietti, sobre la gran congregación de los chacareros.

“La persecución que venimos sufriendo desde que asumió el Gobierno no se detiene. Tuvimos suba de retenciones a todos los granos y discriminación crediticia (por parte del Banco Nación). Vemos constantes ataques al sector agropecuario, que sólo busca colaborar y ayudar al país que está en una situación difícil”, agregó.

En Pergamino, a un año del masivo tractorazo, unos 200 productores volvieron a concentrarse en las afueras de la ciudad este jueves ahora para reclamar por el cepo a las exportaciones de maíz que decidió el Gobierno y el rumbo general de la economía.

“En realidad nosotros habíamos convocado esta asamblea, que agrupa a los productores de toda esta región, incluso antes del anuncio del cierre de las exportaciones de maíz”, contó Ariel Bianchi, un productor de Conesa. La reunión se realizó en la intersección de las rutas 188 y 32.

“La idea es también hacer una vigilia en la ruta durante esos tres días”, agregó Bianchi.

Los productores también coincidieron en pedirle a la Mesa de Enlace que no levante la protesta aunque el Gobierno de marcha atrás con el cepo temporal a las exportaciones de maíz porque hay muchos otros reclamos.

Hay mucha indignación entre los productores y no sólo por el cierre de la exportación del maíz sino también por el rumbo del país y la gestión del Gobierno”, explicó Raúl Victores, un histórico directivo de la Sociedad Rural de San Pedro.

En la localidad cordobesa de Jesús María participaron alrededor de 300 productores y aceptaron la adhesión al paro lanzado por la Mesa de Enlace. Además, acordaron una concentración en la rotonda de Sinsacate (sin corte de ruta) desde el próximo lunes 11 de enero.

Leonardo Giménez, productor de la zona, también tomó la palabra y fue muy crítico. “Uno de los grandes problemas que estamos teniendo como campo es poder llegar a comunicarnos. Esta no es la lucha contra el precio del maíz, esto es una lucha contra la vida porque cada vez que no han intervenido los mercados en los cereales como el trigo y el maíz, están interviniendo la conservación del suelo, están afectando el futuro de nuestros hijos”.

“No es sólo cuestión económica. La rotación con gramíneas es necesaria, es fundamental. Lo único que quieren es que se produzca soja porque produciendo soja recaudan más. Saquémonos la mascarita”, enfatizó durante su testimonio.

En este sentido, deslizó que “como productores del Norte, que tenemos más del 50% de rotación de maíz, y que los motores son ganaderos, no podemos quedarnos callados”.

Para hoy se espera que se congreguen en el cruce de las rutas N9 y 178 en Armstrong, Santa Fe, mientras que el domingo se realizará un encuentro en la ciudad entrerriana de Crespo.

Asamblea productores en la Sociedad Rural. Foto: JUAN JOSE GARCIA.
Asamblea productores en la Sociedad Rural. Foto: JUAN JOSE GARCIA.

 

Asimismo, para el lunes 18 habrá cortes de rutas en localidades de distintas provincias, como en Cruz del Eje, Río Cuarto, San Luis, Villaguay, Tostado, Reconquista, Crespo y Sinsacate.

Reunión con el Gobierno

El Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) se reunió el jueves con las autoridades del Ministerio de Agricultura para garantizarles que el abastecimiento de la demanda interna del maíz está asegurada con el finde que levante el cepo a las exportaciones de maíz.

En este sentido, José Martins, presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y quien fue uno de los representantes del agro en la reunión, remarcó que demostraron que hay maíz suficiente entre los meses de enero y febrero para abastecer al mercado interno hasta que se empalme la nueva cosecha, a partir de marzo. Principalmente para el sector avícola, que necesita en estos dos meses, alrededor de 500.000 toneladas.

Dependiendo de la , quedan entre 8 a 10 millones de toneladas de stock de la campaña 2019-20 para enero y febrero mientras que los exportadores argumentan que sólo tenían previsto embarcar 1,2 millones de toneladas en ese período.

Luis Basterra recibió al Consejo Agroindustrial Argentino.
Luis Basterra recibió al Consejo Agroindustrial Argentino.

 

Asimismo, este sector le informó al ministro de la cartera agropecuaria que establecieron dos mesas de trabajo internas para que de ahora en adelante no falte maíz ni trigo en el mercado local. “Las dos mesas deben ser ámbitos permanentes de intercambio de información, no es sólo para hablar de esta coyuntura. Los que somos parte de la actividad privada debemos ser capaces de buscar herramientas que permitan al consumo doméstico de acceder a la mercadería en tiempo y forma y gestionar precios (arbitrajes)”, dijo Martins quien estuvo acompañado por Gustavo Idígoras, presidente de Ciara-Cec, Alberto Morelli, presidente de Maizar y Roberto Domenech, presidente de Centro de Empresas Procesadoras Avícolas.

También, todo a través de un acta, le aseguraron al titular de la cartera agropecuaria que buscarán mitigar efectos de cambios bruscos de precios internacionales que impactan en el consumo y promover facilidades en el acceso a la producción.

“Se ha logrado poner los diversos intereses particulares en virtud de un bien mayor y primordial como es el bien común, compatibilizando los intereses privados con la necesidad del estado en garantizar los bienes esenciales a todos los argentinos, en el marco de la seguridad alimentaria”, expresó Luis Basterra, ministro de agricultura, al destacar el entendimiento del sector como un avance que “nos coloca en condiciones distintas a la de semanas anteriores”.

Cabe recordar que la administración de Alberto Fernández también había advertido que iba a intervenir el mercado de trigo si faltaba mercadería en el país. Por lo que a principio de año, se juntaron los exportadores y los molineros para que busquen una solución. Y así lo hicieron.

“Es un importante avance que los sectores involucrados se comprometan a generar mecanismos que, en acuerdo entre privados, ayuden a desacoplar los precios internos del dinamismo de los precios internacionales, garantizando la mesa de los argentinos, la lucha contra la pobreza extrema generando trabajo local”, agregó el funcionario.

Clarín

¿Qué opinas de esta nota?