Tenía coronavirus, estaba en coma y despertó un día antes de ser desconectada

Lisa Martin estuvo casi 100 días internada, 40 de ellos en coma. Pero milagrosamente se recuperó.


Una mujer que fue internada por Covid-19, que pasó 40 días en coma con asistencia respiratoria mecánica y sufrió un derrame cerebral, despertó de su grave estado tan solo un día antes de la fecha en que los médicos iban a desconectarla.

Lisa Martin, de 49 años fue internada por primera vez en un hospital de Georgia, Estados Unidos, en septiembre de 2020, debido a complicaciones relacionadas con el coronavirus. Sin embargo, su situación empeoró y debió ser inducida al coma por 40 días. En ese momento, el Covid-19 le produjo graves secuelas como un derrame cerebral en el lóbulo frontal.

Su familia ya había analizado la posibilidad de desconectarla de la asistencia respiratoria mecánica. Pero, como confirmó el Hospital Memorial Santilla Heath, Lisa volvió milagrosamente a mostrar signos vitales. Los profesionales del centro médico la bautizaron «la paciente milagrosa».

“Su increíble viaje incluye 59 días en un respirador y 40 días de coma inducido”, escribió la institución de salud en una publicación en su página de Facebook el 31 de diciembre, explicando la historia de Martin. La mujer de 49 años abandonó el centro médico el 31 de diciembre después de casi 100 días de internación.

La llamativa recuperación de Martin causó sorpresa dentro del equipo médico que, tras un mes en coma y sin alguna mejora evidente, solicitó a su familia que decidiera si le sacaban el respirador artificial. Su esposo junto con sus cinco hijos pidieron algunos días para tomar su decisión final.

No obstante, “en el último día, Lisa empezó a buscar a su esposo con la mirada y movió su mano”, señaló el comunicado en la red social. Tras esta reacción, fue trasladada a otros dos hospitales para continuar con su cuidado antes de continuar en un nuevo centro médico con la recuperación definitiva.

En una entrevista, Martin explicó que su recuperación incluyó “volver a aprender a caminar, hablar, tragar y comer”. Sumado a esto, la mujer deberá usar oxígeno las 24 horas del día y caminar con un andador o silla de ruedas durante largas distancias mientras esté en rehabilitación.

«Estoy en shock, pero entre todos los sentimientos abrumadores, siento que esto definitivamente es cosa de Dios», dijo Lisa a la revista People. «Yo llegué a un punto donde me sentí como nadie se preocupaba por mí. Yo no tenía muchos amigos, mis hijos son adultos e independientes y mi marido trabajaba todo el tiempo. Me sentía sola, pero esta experiencia tiene me mostró lo amada que soy de verdad «, dijo la mujer conmovida.

Jeff Martin, esposo de Lisa, admitió no se estaba “tomando el virus en serio”, hasta que su esposa lo contrajo. «Vi morir a cuatro personas mientras Lisa luchaba», recordó.

Martin espera que la historia de Lisa “anime y ayude” a otras personas que podrían estar enfrentando dificultades como las que vivió Lisa. “Y lo peor de todo esto es que son cosas simples: simplemente cúbrase la cara, mantenga su distancia y lávese las manos. Es algo tan simple, pero por alguna razón, no podemos internalizarlo”, comentó Martin.

Estados Unidos registró el martes 5 de enero un nuevo récord de muertes por coronavirus en 24 horas, con más de 3.930 fallecidos, según cifras de la Universidad Johns Hopkins, centro de referencia en la materia.

Al mismo tiempo, el país contabiliza más de 250.000 nuevos contagios, de acuerdo a un conteo efectuado por la AFP de las cifras de la universidad, que se actualizan continuamente.

¿Qué opinas de esta nota?