Se estaba ahogando, lo salvaron y volvió para agradecerles

Un joven de 31 años se estaba ahogando en el balneario de Arroyo Pareja y el trabajo en equipo de dos guardavidas con un enfermero, hicieron el milagro. El hecho fue el viernes 1 de enero y hoy fue el reecuentro de agradecimiento.


El lunes 4 de enero, según indicaron fuentes oficiales fue dado de alta Marcos Torres (31). El joven había sido rescatado el viernes 1 de enero en Arroyo Pareja por los guardavidas municipales Martín Martínez y Maximiliano Izus y por el enfermero del balneario, Matías Medina.

Le practicaron RCP (reanimación cardiopulmonar, o reanimación cardiorrespiratoria) y le salvaron la vida. Había estado internado en Terapia Intensiva del Hospital Penna, pero ya se encuentra en su casa.

Hoy domingo 24, se dio el reencuentro entre los 4. Torres regresó para agradecerles a las personas que con un trabajo rápido, lograron que el final no sea trágico, sino un final feliz.

El enfermero y futuro doctor Medina le contó a Vía que, “Torres se encuentra en perfecto estado de salud”.

Medina contó el hecho
Matías Medina de 33 años, es oriundo de Tilisarao provincia de San Luis, vive en Punta Alta y trabaja en el Hospital Naval de Puerto Belgrano. Además, es enfermero hace 7 años y está a meses para recibirse de médico

“Quiero recalcar el trabajo de los guardavidas al trabajar rápidamente, al ver que un hombre flotaba con dificultad. Sin su obrar, yo no podría haber hecho mi trabajo desde la superficie”, comenzó diciendo Medina.

Continuó, “los hechos fueron que, uno de los acompañantes del joven Torres, había avisado con anticipación en el puesto de guardavidas lo que podría llegar a ocurrir, porque tenía dificultades y estaba fuera del límite de los bañistas. Mis compañeros lo vigilaron y al observar que se estaba ahogando, se arrojaron a buscarlo y estaba tragando agua. Estaba inconsciente y lo llevaron rapidísimo hacia la orilla”.

Agregó, “allí (orilla) ya estaba yo con el equipo para realizarle el RCP, ya que no tenía pulso, no respiraba. Los tres como estamos capacitados hicimos tres rondas, hasta que reaccionó con un vómito espontáneo y comenzó a respirar con dificultad. A partir de ahí le hicimos soporte con una máscara bolsa y lo subimos a una ambulancia que llegó también bastante rápido”.

“Estamos muy contentos de que se haya recuperado bien y es lo que se pretende de una resucitación, hacerla lo más temprano posible para evitar que el paciente tenga daños neurológicos por la falta de oxigenación de la sangre que llega al cerebro y a otros órganos”.

¿Qué opinas de esta nota?