La increíble recuperación de una BEBA sanjuanina : «Mi hija es un milagro de Dios»

Cata debió ser intervenida quirúrgicamente del corazón en Buenos Aires. Su familia vivió una odisea en los últimos meses. Sin embargo, recibieron el alta, llegaron en vuelo sanitario y pasaron la navidad en familia.


La pequeña Catalina González, junto a sus padres, partieron el 5 de noviembre a Buenos Aires en vuelo santiario para que sea atendida en el Hospital Gutierrez. Cata sufrió una cardiopatía congénita, provocada por una fístula de la arteria coronaria, por lo que debió ser intervenida con una cirugía muy complicada.

Debido a urgencias que afrontaba el nosocomio, las fechas de dicha operación iban posponiendose y sus padres, Florencia Torres y Francisco González, sufrieron la falta de recursos económicos. Ante esta situación el papá debió ser asistido por una familia que conocieron en el lugar, quienes le dieron una mano con hospedaje. Ellos ya no poseían recursos para un hotel. Mientras tanto, Florencia permanecía todos los días en el hospital junto a su pequeña beba de solo 3 meses de vida.

Además, lo prometido inicialmente por las autoridades provinciales no llegaba y eso dificultaba más aún su situación.

Cata fue operada exitosamente y debió permanecer días internada hasta un progreso favorable. En ese momento, su mamá se preocupó por la posibilidad de pasar las fiestas en el hospital y lejos de su otro hijo y el resto de la familia. Sin embargo, el viernes 18 de diciembre del 2020, la pequeña recibió el alta médica. «Ese mismo día comenzamos con todos los tramites para volver», contó Florencia a Diario Móvil.

Este martes, el avión de la provincia llegó hasta Buenos Aires en búsqueda de esta familia e iniciaron el retorno. Dos horas más tarde, en plena vísperas de Navidad, Catalina, Florencia y Francisco pisaron suelo sanjuanino.

Cata, en brazos de su mamá bajando del vuelo sanitario. «Ya estamos en San Juan», comentó Florencia.

Con mucha alegría, Florencia no olvidó a quienes aportaron un granito de arena en medio de la odisea que vivió en los últimos meses. «Quería agradecer publicamente a todos los que nos dieron una mano, tanto con oraciones como económicamente», expresó.

En ese sentido, agregó que su hija «es un milagro de Dios y un milagro de las oraciones que todos pedimos».

Por su parte, tampoco olvidó a los héroes del Hospital Gutierrez que dieron todo por su hija pese a las complicaciones por las diversas urgencias que transitaban. «Los médicos dieron todo, se nota que aman lo que hacen y gracias a ellos mi hija está sana», resaltó.

Finalmente, toda la familia está unida en nuestra provincia y lograron pasar la Navidad juntos. La primera noche buena de Catalina, la cual logró disfrutarla en su casa con todos sus seres queridos y no en un hospital.

 

¿Qué opinas de esta nota?