Por la pandemia cerraron 300 comercios en San Juan y no descartan más casos «Falabella»

Comerciantes aseguran que de seguir el mismo contexto económico, podrían cerrar más comercios  en la provincia, que cuando cierran ya no pueden volver a reabrir.


Por Lucas Laciar

La pandemia golpeó fuerte al sector comercial en San Juan y en todo el país ya que los protocolos demandaron cerrar las puertas y luego volver de a poco, pero además los comerciantes afirman que el contexto económico nacional es difícil por lo que desde el inicio de la pandemia hasta el momento han cerrado unos 300 comercios sanjuaninos.

«Obviamente, una empresa de renombre como Falabella u otras que toman decisión de dejar el país, corresponde directamente a la situación que se está viviendo con el plano de recursos en pandemia que atentan contra las capacidades productivas y si bien son empresas de renombre tenemos, hay muchas empresas que a lo mejor no tienen la notoriedad de su cierre, pero ya han cerrado más de 300 comercios en lo que va de la pandemia y es un número bastante alarmante», explicó el titular del Centro Comercial de San Juan Darío Minozzi, en diálogo con Diario Móvil.

En este contexto, el referente añade que «estas empresas que cierren no vuelven abrir, pierden su capacidad productiva y dejan de dar empleo, de pagar impuestos, de dar servicios y de consumir. Entonces el costo de volver a abrir un emprendimiento es muy significativo y casi imposible en la situación que se está viviendo».

Miinozzi considera que «aparte del ejercicio de la pandemia, todavía no se ha aprendido que si no hay una planificación en conjunto entre todos los actores del acto comercial, vamos a seguir acostumbrándonos o naturalizando el hecho es dejar a empresas y eso es lo que no debe pasar».

«Nos encantaría que nos digan que podemos soportar la crisis y la carga tributaria»

En el Centro Comercial consideran que el Gobierno, la  AFIP y el sistema financiero, deben ponerse de acuerdo para planificar nuevos «espacios financieros y los medios para salir adelante», todo con el fin de «no naturalizar el cierre de emprendimientos».

Es que no piden no pagar sino «un espacio fiscal» pero afirman que no hay financiamiento a través de los bancos «y si no hay herramientas necesarias para ejercer el comercio, obviamente se van acabar las posibilidades y los comerciantes no van a sobrevivir. Lo único que se va a conseguir es que hay un retardo en la economía y qué va a quedar como en una vez está la situación económica y se va a haber tocado el desarrollo», afirma Minnozzi.

¿Qué opinas de esta nota?