CONMOVEDOR VIRAL: Una jugadora argentina de básquet AMAMANTÓ a su BEBÉ en un entretiempo

Tiene 30 años y es un símbolo del club Tomás de Rocamora de Entre Ríos. Le dio de comer a la pequeña Madi durante el entretiempo de un partido contra Vélez y su foto rápidamente se viralizó en las redes.


“Una imagen que resume la pasión: por el básquet y por ser madre”, compartió en sus redes sociales la Confederación Argentina de Básquet con una imagen de la jugadora Antonella González con su bebé en brazos en medio de un partido de su equipo por la Liga Femenina. Y rápidamente la foto se hizo viral.

“Antonella González ayudó (8 pts, 2 reb y 1 as) a que Club Tomás de Rocamora le sacara el invicto a Vélez y, en el entretiempo, le dio de comer a su hija Madi”, explicó el contexto de la imagen la cuenta oficial de la federación de básquet argentino.

La base del club de Concepción del Uruguay (Entre Ríos) tiene 30 años y es una referente de esa entidad que participa en la Liga Femenina de básquet. El Rocamora es el club familiar para toda la familia González: Laura, hermana de Anto y tía de la niña, trabaja como entrenadora. Además, sus sobrinas más grande –Ornela y Micol Pag– jugaron junto a Antonella en la edición 2019 del torneo. Y su padre fue un histórico referente de esa casa deportiva, a punto tal que la camiseta número 13 que utilizó durante su carrera se retiró hace algunos años.

González explicó que la decisión de seguir jugando tras el nacimiento de Madi fue “importante” porque tuvo que coordinar su vida deportiva con la laboral, teniendo en cuenta que se desempeña como Licenciada en Psicomotricidad y el básquet femenino en el país no es una disciplina que dé réditos económicos como para vivir de la disciplina.

“Que todas las madres sientan que se puede”, expresó en declaraciones que compartió la cuenta oficial del club de Entre Ríos. La pequeña Madi acompaña a González muchas veces a los entrenamientos, aunque a veces queda bajo el cuidado de sus abuelas y sus tías para que Antonella pueda realizar el deporte que la apasiona. También cumple un rol clave Vale, una de sus hermanas que trabaja en la comunicación del club y muchas veces cuida a Madi mientras su madre se prepara para los partidos.

La foto de Antonella con Madi en brazos en el entretiempo de ese partido contra Vélez dio la vuelta al mundo. Se convirtió en un emblema. Y ella, en una entrevista con la CABB, expresó el profundo amor por su hija: “Es una de las personas más importantes de mi vida, ella vino a traer luz en un momento tan duro como una pandemia. Niña deseada, buscada, esperada y amada por sobre todas las cosas”.

Como dato anecdótico, ese partido entre Rocamora y Vélez terminó con victoria para las de Entre Ríos 61-44 con 25 minutos en cancha de Anto. En la competición, promedia unos 23 minutos en cancha, con 7.8 puntos por presentación y 2.3 asistencias.

Fuente: Infobae

¿Qué opinas de esta nota?