Pese al aumento de contagios, las CLASES presenciales CONTINUARÁN

Para los funcionarios, la mayoría de los contagios no se dieron en el seno educativo: «la actividad escolar no potencia los contagios del personal docente o de los estudiantes», aseguran.


En la sesión virtual mantenida ayer, los ministros de educación de las 24 jurisdicciones acordaron sostener la presencialidad de las clases, a pesar de la suba de contagios en todo el país.

De acuerdo a los funcionarios, la evidencia disponible, tanto a nivel nacional como internacional, refleja que la actividad escolar “no potencia los contagios del personal docente o de los estudiantes”. Por el contrario, consideraron, los protocolos permiten la detección temprana de las infecciones.

“Ratificamos la decisión acordada federalmente de sostener la presencialidad cuidada en nuestras escuelas. Esta decisión nos obliga a continuar ejerciendo un permanente seguimiento de la situación epidemiológica en cada una de las jurisdicciones, asumiendo que existen responsabilidades ineludibles para el retorno a una presencialidad, que nos convoca a un trabajo compartido entre el Estado nacional, los gobiernos educativos de cada jurisdicción, los equipos docentes y directivos, las y los estudiantes y familias”, expresaron en un comunicado que emitieron conjuntamente Nación y las 24 jurisdicciones.

El Ministerio de Educación nacional reveló los primeros datos que surgen de la plataforma Cuidar Escuelas. La muestra analizada, que corresponde a 5.926 escuelas abiertas, a las que asisten un total de 1.429.190 estudiantes matriculados y 214.850 docentes y no docentes, muestra una muy baja incidencia de contagios: sólo se contagió el 0,165 de los estudiantes que acuden a clases presenciales, mientras que en los docentes la cifra alcanzó el 1,3%.

“A partir de las conversaciones que hemos tenido con los referentes del campo epidemiológico, el problema que se está observando en cuanto a la multiplicación del COVID-19 es que el crecimiento en esta segunda ola se vincula a instancias de encuentros sociales, porque se relajan los cuidados. No ocurre así en los establecimientos educativos. El cumplimiento de los protocolos permite sostener esas instancias de vinculación social”, señaló el ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta.

La decisión generó ruido ante un posible efecto dominó que dejara a más chicos de otras provincias sin clases presenciales. Sin embargo, tras un año con las escuelas cerradas, en la reunión del Consejo Federal de hoy se ratificó la educación como una prioridad ante la segunda ola de contagios que ya acecha en la Argentina.

Durante la sesión, se remarcó la necesidad de sostener los protocolos de cuidado y también, en pos de priorizar la escuela, se deslizó la posibilidad de que se tomen otras restricciones sociales y de circulación. “Ante el avance de la denominada segunda ola y la preocupación compartida de evitar un crecimiento exponencial de contagios, hacemos público nuestro compromiso con la presencialidad y el cuidado de la comunidad educativa; convocamos a que entre todas y todos cuidemos la escuela que tanto valoramos tomando las decisiones adecuadas en los ámbitos de reuniones privadas”, sostuvieron.

Como sucedió en Catamarca, la intención este año es que, en caso de disponer cierres escolares, sean por lapsos breves y en la mínima unidad geográfica posible. Es decir, por localidades y ya no suspensiones en las provincias enteras.

“Para sostener los cuidados, nos sentimos en la obligación de solicitar a las familias de nuestras y nuestros estudiantes que tomen todos los recaudos necesarios para que las actividades sociales de sus hijas e hijos se restrinjan sólo a las indispensables, evitando los encuentros en espacios cerrados, teniendo en claro que en las actividades sin protocolos establecidos se están produciendo altos índices de contagios”, advirtieron.

Infobae

¿Qué opinas de esta nota?